TecnoXplora » CienciaXplora » Divulgación

DISFRUTA DEL ESPECTÁCULO

¿Qué nubes nos podemos encontrar en el cielo?

Cuando un dedo apunta a un cielo nublado nos quedamos con cara de tontos porque todas las nubes nos parecen iguales. Aquí te damos unos pequeños consejos para distinguirlas.

¿Preparado para disfrutar de un día nuboso?

nicholas_t en Flickr bajo licencia CC ¿Preparado para disfrutar de un día nuboso?

Publicidad

Los que somos de ciudad nos fijamos más bien poco en algo que podemos disfrutar a simple vista: las nubes. Si eres de los que les gusta observar la forma de las nubes, a lo Heidi, te vamos a mostrar unos cuantos trucos para leer el cielo, con la ayuda de una guía elaborada por la NASA, de la cual tomamos las imágenes didácticas en miniatura.

Cada nube tiene un nombre distinto, según la altura y la forma que tenga, además de si produce precipitaciones.

Las nubes altas se encuentran entre 5.000 y 15.000 metros de altura y son de tres tipos. Las nubes cirros tienen forma deshilachada ('cirrus' es filamento en latín), recordando a una tela de araña.

width=

Los cirrocumulos son un montón de nubes pequeñas que simulan el oleaje de un día tranquilo en el mar.

width=

Los cirroestratos son bandas de cirros que se elevan y, a veces, llegan a cubrir totalmente el cielo y forman una capa translúcida con el sol.

width=

Bajamos un poco en altitud hasta los 2.000-7.000 metros, para discernir entre las nubes que están a altura media. Los altocumulos son un montón de nubes de tamaño medio, blancas o grises, que aislados indican buen tiempo, pero cuando aumentan en número podemos preparar el paraguas porque es síntoma de se acerca una borrasca.

width=

Los altoestratos forman un manto de nubes uniforme, una capa gruesa que provoca la palidez del Sol y de la Luna e incluso puede llegar a ocultarlos si son muy densos. También se llaman nimboestratos cuando producen lluvia sin truenos o relámpagos, además de encapotar todo el cielo.

width=

Las nubes bajas, cuyas bases se encuentran hasta los 2.000 metros de altura, ofrecen mayor variedad y nos pueden liar un poco más. ¡Atento!

Las estratos son las que forman los bancos de niebla a ras de suelo y las cúmulos son las típicas nubes de tamaño grande, aisladas entre ellas, con color blanco y base plana de color gris.

width=

Las estratocúmulos son más largas que altas y forman una capa bastante sólida y extensa.

Si está lloviendo fuerte, con truenos y rayos, o incluso nevando, los cumulonimbos son tus nubes, con un gran desarrollo vertical (en forma de yunque), una base baja y una cima fibrosa que puede llegar a los 15.000 metros de altura. La duración de la tormenta depende del diámetro de la formación nubosa: cuanto más pequeño menos duración tienen.

¿No te ha quedado claro? Con esta ilustración de Kev Payne lo entenderás mejor:

width=

Con los tipos anteriores ya podrás decir que conoces más nubes que las que salen en la introducción de 'Los Simpson', aunque nos guardamos dos nubes especiales para el final.

Las nubes lenticulares tienen forma de platillo o lente convergente. Aunque en la siguiente imagen parezca un platillo volante.

width=

Las nubes mastodónticas o 'mammatus' simulan protuberancias mamarias en las nubes bajas a las que se añaden, sobre todo a los cumulonimbos. Esto nos avisa de que puede haber un fenómeno metereológico potente.

width=

¡Ahora ya tienes una buena excusa para quedarte mirando al cielo con conocimiento de causa! Si te quedas con ganas de más, consulta este enlace de la NASA.

Publicidad