Los científicos han empezado a estudiar los efectos negativos de este tipo de contaminación, que altera nuestro reloj biológico afectando a la salud humana, la de los animales e incluso a la de las plantas.

Una alta exposición a la luz azul artificial por la noche rebaja nuestro nivel de melatonina, algo que afecta al sueño e incluso se vincula con cáncer de mama o próstata.

Estamos muy acostumbrados a ver farolas tipo globo y es una lástima porque gran parte de la luz se desperdicia al lanzarse hacia arriba. Una solución es el apantallamiento.

Curiosamente, si coloco este bol sobre la bombilla, el suelo se ilumina más que si no la tapo.

Astrofísicos de la Universidad Complutense están fabricando un mapamundi nocturno a color para localizar las fuentes de contaminación lumínica.

Se llama Cities at Night y para crearlo están utilizando fotografías tomadas por astronautas en la Estación Espacial Internacional y buscan la ayuda ciudadana mediante una campaña de crowdfunding para hacer un juego con el que todo el mundo pueda ayudar a hacer el puzzle más grande del mundo, usando su móvil.