Científicos de la Universidad de Indiana han hallado niveles elevados de un tóxico poco conocido (el TDTBPP, parte de una familia de organofosfatos de cuya toxicidad sí se sabe) en hogares, al aire libre y en instalaciones de reciclado de residuos electrónicos.

Según consideran, las personas podrían estar viéndose afectadas por contacto con la piel o por respirar polvo contaminado en sus propias casas.

Hay poca información sobre la toxicidad del TDTBPP en sí o sobre cómo se introduce en nuestro entorno. Podría estar usándose como retardante de llama o como plastificante en algunos de los productos que compramos.

También es posible que se forme a medida que otros químicos se degradan, o incluso podría ser una impureza en un compuesto estructuralmente relacionado.

“Hemos encontrado niveles sorprendentemente altos de TDTBPP allí donde hemos mirado”, afirma Marta Venier, autora principal del estudio.

“El hecho de que este químico potencialmente tóxico sea tan abundante, pero fuera desconocido previamente, es otro ejemplo de la gestión ineficaz de los químicos”.

Para mayor preocupación, tras estudiar el polvo de 20 viviendas en la ciudad canadiense de Ontario, los autores han concluido que, de los múltiples lugares en que está presente el tóxico, los niveles son particularmente elevados en los hogares.

“Nuestra investigación es el primer paso”, señala Venier.

“Ahora que sabemos que el TDTBPP es prevalente, sobre todo en hogares, los científicos pueden señalarlo para un estudio más pormenorizado y concentrarse en entender los efectos del TDTBPP en las personas”.