TecnoXplora » CienciaXplora » Divulgación

Y ADEMÁS SIRVE PARA ESTAR EN CRUCI

Cruzar los dedos reduce la sensación de dolor

Un reciente estudio ha concluido que los niveles de dolor podrían manipularse aplicando estímulos adicionales en otras partes del cuerpo.

Dedos cruzados

Wikipedia Dedos cruzados

Publicidad

El dolor es una sensación emocional que fabrica nuestro cerebro en el sistema nervioso central para avisarnos de que algo no va bien. Como tal, es una experiencia subjetiva y manipulable, y diferente en cada persona. Hay, por ejemplo, pacientes que con una pequeña lesión sienten un dolor mayor que otros con la misma patología.

Cuando alguien tiene un dolor por un golpe o similar e inmediatamente sufre otra lesión, la sensación de dolor (que no la lesión) del primer golpe disminuye porque el cerebro da prioridad a la lesión más reciente. Con ello se pueden establecer terapias de impacto subjetivas.

El estudio va más allá, estableciendo una mayor influencia cuando las fuentes de dolor están relacionadas unas con otras. La investigación, publicada en la revista 'Current Biology', utiliza el experimento ‘ilusión de la parrilla térmica’ para explicar cómo funcionan nuestros mecanismos del dolor.

Si aplicamos al mismo tiempo un estímulo de calor al dedo índice, frío al dedo medio y calor al anular; el cerebro mezcla las sensaciones y manda equivocadamente una señal de calor ardiente (a veces hasta dolorosa) al dedo medio, allí donde hemos aplicado frío. La explicación viene determinada porque el frío inhibe el dolor. Si disminuimos el estímulo de frío que percibe el cerebro (dando calor a las zonas cercanas) éste interpreta la señal como dolorosa.

Si en nuestro experimento cruzamos el dedo medio sobre el índice, la sensación de temperatura diferente desaparece y con ella el dolor. También ocurre lo mismo si nos tocamos los dedos con la otra mano.

La investigación sirve para elaborar planes de choque y auto terapias para los pacientes con dolor crónico.

Publicidad