¿Por qué los porros provocan dificultad para hablar, tragar alimentos o respirar? ¿Debilita los músculos? ¿Por qué bajo los efectos del cannabis se experimenta una mayor descoordinación? En la Universidad de Cádiz (UCA) han investigado cómo actúan los cannabinoides sobre nuestro sistema nervioso. 

Hasta el momento no se había realizado ningún estudio que se centrara en describir el impacto directo de estas sustancias sobre las neuronas que controlan los músculos, las conocidas como neuronas motoras. Se conocía el efecto sobre el sistema nervioso central superior, pero no sobre las motoneuronas. 

Así pues, el profesor Bernardo Moreno y sus colaboradores decidieron dar una vuelta de tuerca a las investigaciones y analizar el efecto sobre los músculos de la lengua. De hecho, la elección de dichas fibras musculares no fue casual. Como apunta el propio científico, "la lengua es un músculo importante, implicado en fenómenos respiratorios y en los actos del habla, es necesaria para tragar alimentos o saliva, es decir, tiene muchas funciones que, en los consumidores de cannabis, parecen estar alterados".

Para llevar a cabo el estudio, los investigadores analizaron las alteraciones que producían los cannabinoides sintéticos en animales. De este modo, descubrieron que estos inhibían la información que le llega a estas neuronas por medio de la sinapsis. Dicho de otra manera más sencilla: los cannabinoides dificultan la transmisión de información entre neuronas.
Pero, ¿cuál es exactamente la función de este tipo de neuronas? ¿Cómo afecta al cuerpo fumar un porro? Las motoneuronas son las que dan la orden al músculo de contraerse para llevar a cabo una acción de modo que, al ver reducida su actividad, básicamente se siente cierta debilidad. 

Este efecto explicaría igualmente el carácter terapéutico de esta sustancia en personas con ciertas enfermedades, como la esclerosis múltiple. Según apunta el propio Moreno, "en procesos patológicos asociados a fenómenos de hiperactividad muscular, la reducción de la actividad de las neuronas motoras inducida por el cannabis podría derivar en una mejora sintomatológica".

Conocer a fondo el mecanismo de actuación a nivel neuronal de los alimentos, las bebidas, las drogas o los medicamentos que consumimos es esencial para saber sus posibles usos terapéuticos. Y, evidentemente, para anticiparnos a las consecuencias en que puede derivar su consumo.