PÉRDIDA ÓSEA

La contaminación del aire acelera la osteoporosis en mujeres

Esta investigación de la Universidad de Columbia es la primera en analizar las consecuencias de la polución en la salud de los huesos de las mujeres posmenopáusicas.

Tubo de escape, contaminación

Tubo de escape, contaminación Toa55 para iStock

Publicidad

La polución del aire está relacionada con el uso de automóviles y otros vehículos. Estos expulsan a la atmósfera emisiones como óxidos nitrosos, relacionados con la contaminación y la mala calidad del aire. Además, ahora un estudio de la Universidad de Columbia publicado en 'eClinicalMedicine' ha asociado esta polución al daño óseo de mujeres posmenopáusicas.

Investigaciones previas ya habían apuntado a que los gases contaminantes podían ser dañinos para la densidad ósea, el riesgo de osteoporosis y fracturas óseas en personas mayores. Este nuevo trabajo conecta la polución del aire con la densidad ósea de las mujeres posmenopáusicas.

En concreto, los científicos analizaron datos de una cohorte de 161.808 mujeres posmenopáusicas y étnicamente diversas. Evaluaron su exposición a elementos contaminantes del aire como las partículas PM10, óxido nítrico, dióxido de nitrógeno y dióxido de azufre según su lugar de residencia.

Además, midieron la densidad mineral ósea de cada participante en tres parámetros diferentes: cuerpo entero, cadera entera, cuello femoral derecho y columna lumbar. Estos datos fueron recopilados en un primer momento, tras un año, tres y seis.

Los efectos de la polución en las mujeres posmenopáusicas fueron más evidentes en la columna lumbar, con óxidos nitrosos dos veces más dañinos para el área que los observados con el envejecimiento normal. Las reducciones de densidad ósea anuales ascenderían al 1,22 %.

Los científicos creen que estos efectos ocurren por la muerte de las células por medio del daño oxidativo. "Nuestros hallazgos confirman que la mala calidad del aire puede ser un factor de riesgo de pérdida ósea, independientemente de los factores socioeconómicos o demográficos. Por primera vez, tenemos evidencia de que los óxidos de nitrógeno, en particular, contribuyen de manera importante al daño óseo y que la columna lumbar es uno de los sitios más susceptibles a este daño", explica Diddier Prada, autor del estudio, a la Universidad de Columbia.

Por otra parte, los investigadores también pensaron en una posible "solución" para no perder tanta densidad ósea. Pasan por minimizar las exposiciones al aire contaminado, especialmente por óxido de nitrógeno: "Evitarán fracturas óseas", añade otro investigador del equipo, Andrea Baccarelli.

TecnoXplora » CienciaXplora

Publicidad