A pesar de que en los últimos años los smartphones se han convertido en toda una alternativa a los ordenadores de sobremesa, o incluso portátiles, estos siguen estando presentes en muchos hogares, más de los que pensamos. Son muchas personas las que todavía siguen utilizando sus ordenadores para navegar en Internet o ver contenidos, y no siempre lo hacen desde los sistemas operativos más modernos. De hecho se estima que a día de hoy todavía uno de cada cuatro ordenadores sigue utilizando Windows 7 como sistema operativo. Esto no sería más que una anécdota si no fuera porque mañana es un día clave para los usuarios con este sistema operativo, ya que el 14 de enero de 2020 ha sido el día elegido por Microsoft para dejar de dar soporte a este sistema operativo.

¿Qué va a pasar a partir de mañana?

Windows 7 ha pasado por distintas fases en cuanto al soporte. El sistema se lanzó el 22 de octubre de 2009, y se prometían hasta diez años de soporte para los usuarios de tal manera que durante este tiempo estarían protegidos de cualquier amenaza, ese plazo para Microsoft se cumple precisamente mañana, el 14 de enero de 2020, la fecha fijada por los de Redmond para que Windows 7 deje de tener soporte. En su momento, en el año 2015, terminó el soporte estándar, y muchos usuarios pudieron optar por una protección prolongada, durante otros cinco años, pero que era de pago.

Windows 7 | europafm

Todos los que optaron por esa extensión de la protección, dejarán de tenerla también a partir de mañana. Como es lógico, lo que recomienda Microsoft es pasarse a Windows 10, el sistema operativo que actualmente integran los nuevos ordenadores, y sucesor de este sistema tras Windows 8 y 8.1. Lo que se perderá a partir de mañana si utilizas Windows 7 incluso con la extensión de soporte de pago, serán aspectos como el soporte técnico, las actualizaciones de seguridad y todo lo relacionado con el respaldo técnico en general con el que se pueden evitar problemas de seguridad en el ordenador que cuente con este sistema.

Como es lógico, hay cierta inquietud entre los usuarios del sistema operativo, ya que a ciencia cierta no saben lo que se van a encontrar si siguen utilizando el sistema sin soporte. Básicamente la principal consecuencia será que los hackers se centrarán en este sistema operativo para llevar a cabo sus acciones fraudulentas. Todavía hay muchas empresas y profesionales que utilizan este sistema, por lo que serán los principales objetivos de los hackers, que una vez sin soporte de seguridad, les será más sencillo acceder a ordenadores ajenos si cuentan con este sistema operativo.

Como dice Microsoft, después de terminar el periodo de soporte, el sistema operativo será más vulnerable, al no actualizarse frente a las nuevas amenazas. Esto hará también que nuestros datos y sesiones en el sistema operativo sean menos seguros. Por tanto, aunque suponga un nuevo desembolso, lo más recomendable será pasarse a Windows 10, siempre y cuando tus tareas en el ordenador puedan comprometer tus datos personales, si no es así, sigue utilizando el sistema hasta que sea técnicamente imposible sostenerlo.