Andrea Scignano, una estudiante estadounidense, explica la bestial agresión y violación que sufrió en el intercambiador de Aluche, Madrid.

Según ha relatado Andrea en su cuenta de Facebook, se equivocó de autobús cuando trataba de volver a su casa a las cuatro de la madrugada. Fue la última en bajarse, junto con un hombre que le ofreció ayuda al verla perdida. "Este hombre me aseguró que podría ayudarme a llegar a casa", explica la joven. Pero el hombre no la ayudó. "Empecé a darme cuenta de que podía estar en peligro y traté de irme, pero este hombre se volvió violento".

En ese momento empezó su pesadilla. "Mientras luchaba, empezó a vencer. Grité y luché con todo el poder que podía reunir. Traté desesperadamente de llegar a mi teléfono pero él me dijo en español, 'tengo tu teléfono, no puedes llamar a nadie'" El hombre le golpeó en la cara "una y otra vez hasta que no pude pelear más", escribe Andrea en su desgarrador relato. "Apenas podía ver a través de la sangre en mis ojos. Estaba segura de que iba a matarme. Fingí estar muerta. Recé para que cuando abriera los ojos se hubiera ido. Él me violó".

Cuando logró abrir los ojos, su agresor ya se había ido. "Empecé a correr descalza por la calle gritando y pidiendo ayuda. Tres o cuatro coches pasaron, hasta que finalmente paró uno". "Corrí hacia él, gritando. Con sangre cubriendo mi cara, mi pelo y mi chaqueta". El desconocido llamó a la ambulancia y trató de calmarla. Después, acudió al hospital "sola, aterrorizada y sin poder contactar con nadie durante horas", continúa explicando.

La nariz rota, los ojos hinchados, arañazos y moratones por todo su cuerpo, tal y como reflejan las fotos que se tomó y que ha compartido en sus redes sociales para denunciar lo ocurrido. Después del examen médico, Andrea denunció la violación y agresión.

Gracias a la investigación de las Unidades de Familia y Mujer (UFAM), el hombre ha sido identificado por la joven como el presunto agresor. El hombre ha sido detenido por la Policía en Carabanchel.

Ahora, Andrea ha lanzado un mensaje a todas las mujeres: "Esto es una cosa muy, muy real, y por desgracia seguirá pasando a todas las mujeres todo el tiempo". Además, la joven ha iniciado una campaña de crowfounding para recaudar dinero para las víctimas de agresión sexual.