Margaret y Derek Firth llevaban toda una vida juntos cuando ambos se contagiaron de COVID-19. Tras 70 años de matrimonio y a sus 91 años, ninguno quiso dejar solo al otro en sus últimos momentos de vida.

La pareja, residentes en Partington, Inglaterra, acabó falleciendo por COVID con apenas días de diferencia. Ambos, novios desde los 14 años, mostraron su amor hasta sus últimos días.

Precisamente, los sanitarios del Hospital General de Trafford trasladaron a Derek Firth, hasta entonces ingresado en el Hospital Wythenshawe, al centro en el que se encontraba su mujer por el temor a que falleciera pronto.

La hija de la pareja, Barbara Smith, afirmó en declaraciones al medio 'Manchester Evening News' que a partir de ese momento su madre "pareció mejorar, pareció darle un impulso", ya que, asegura, lo primero que dijo a su marido al verlo a su lado fue "¿dónde estabas?".

Ambos pudieron reencontrarse para pasar sus últimos momentos cogidos de la mano. Algo que supuso un alivio para Smith: "Fue un momento bastante triste, pero fue realmente encantador que ambos estuvieran juntos".

 

Finalmente, Derek Firth murió el 31 de enero, mientras que Margaret lo hizo tan solo tres días después. Según la familia, Derek Firth pudo contraer el COVID al reencontrarse con su mujer, ya que hasta entonces estaba ingresado por otras patologías, pero ver a su mujer era su único deseo: "Creo que es ahí donde lo contrajo, porque probablemente no lo hubiera cogido de otra manera, pero no había forma de que no hubiera ido a verla".