Vox ha celebrado este miércoles su acto de precampaña electoral en Vallecas, donde se han producido cargas policiales contra manifestantes concentrados a pocos metros para mostrar su rechazo a la formación de extrema derecha, al grito de "fuera fascistas de nuestros barrios".

El partido de Santiago Abascal ha seguido adelante con sus planes de presentar allí su candidatura a las elecciones del próximo 4 de mayo, pese a que en un primer momento no obtuvo permiso del Ayuntamiento de Madrid para celebrar un mitin, por no haberlo solicitado con la suficiente antelación. Contaba, no obstante, con la autorización de la Delegación del Gobierno para llevar a cabo una concentración.

La formación ha montado una tarima en la Plaza de la Constitución del citado barrio madrileño, donde han estado presentes su candidata al 4M, Rocío Monasterio, y el líder del partido, Santiago Abascal, así como el secretario general de la formación, Javier Ortega Smith, y la diputada Macarena Olona.

En torno a la plaza se han desplegado unos 200 agentes, pese a lo cual el acto se ha desarrollado entre una fuerte tensión, con lanzamiento de objetos. Al menos dos personas han sido detenidas y hay 18 policías heridos, según fuentes policiales: uno de ellos con una luxación en el hombro y los demás con contusiones. Además, ha resultado herido un diputado de Vox por Guadalajara, Ángel López, que ha sido atendido en el Hospital de La Paz por una pedrada en la mano, según apuntan desde la formación.

Sobre el escenario, Abascal ha sostenido sendos adoquines mientras se dirigía a los manifestantes, a quienes ha gritado "esta es vuestra única fuerza", mientras acusaba al Gobierno y al ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, de "complicidad" con los altercados.

En el barrio se habían convocado dos concentraciones en contra del acto: una de colectivos antifascistas en la propia Plaza de la Constitución, también conocida como Plaza Roja, y otra en la vecina plaza de Nica, donde organizaciones vecinales de Vallecas habían convocado actividades lúdicas.

Los enfrentamientos se han producido pese al llamamiento de los partidos de izquierdas de Madrid, que habían pedido los vecinos del barrio "no caer en ninguna provocación". En un comunicado conjunto, PSOE, Podemos y Más Madrid denunciaban una "provocación" por parte de Vox e instaban a "evitar cualquier conflicto que pueda instrumentar Vox en su beneficio electoral".

 

Ayuso muestra su apoyo a Vox

Por su parte, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha manifestado su apoyo a Vox a través de las redes sociales, donde ha condenado lo que ha tachado de "ataques intolerables" contra la formación de extrema derecha.

 

En similar sentido se ha pronunciado el alcalde de la capital y portavoz nacional del PP, José Luis Martínez Almeida. "La violencia contra ideologías diferentes no es admisible. Madrid es una ciudad libre", ha escrito el primer edil madrileño en Twitter.

También la vicealcaldesa, Begoña Villacís, ha aseverado que "todo el mundo tiene derecho a expresarse en libertad". "Me da exactamente igual quienes lo han hecho, o a quienes les haya tocado ser acosados en esta ocasión", ha escrito en Twitter, donde ha señalado que "los violentos" no tienen lugar en Madrid.

El candidato del PSOE al 4M, Ángel Gabilondo, ha señalado que "lo sucedido en Vallecas es muy serio" y ha señalado que "el extremismo se alimenta de extremismos". "Las actitudes violentas son siempre rechazables. Tenemos que parar esta espiral y hacerlo democráticamente votando masivamente con nuestras convicciones. Y parando el camino del miedo y del odio", ha agregado.

 

Por su parte, el candidato de Unidas Podemos a las elecciones madrileñas, Pablo Iglesias, ha aseverado que "los ultras de Vox han ido a provocar violencia a Vallecas" y ha acusado a Abascal de "romper el cordón policial junto a sus matones para provocar una carga".

 

Así lo ha señalado en un hilo de Twitter, al que Monasterio le ha contestado llamándole "miserable":

 

A su vez, el portavoz parlamentario de la formación morada, Pablo Echenique, ha resumido así lo ocurrido: "Hoy unos pijos han ido a Vallecas a intentar provocar a los vecinos con bravuconadas. Estos les han recordado pacíficamente el poco amor por el trabajo que tiene su jefe y él se ha ido a por ellos para provocar una carga".