Ha pasado de no existir a ser portada del 'Finantial Times'. Si el plan de Teruel Existe era situar a la provincia en el mapa, lo ha conseguido. Sus vecinos lo notan: "Desde que ha salido Teruel Existe se habla más de Teruel que nunca. Esto ha sido bueno para la provincia". Pero también han intentado boicotear a la ciudad tras el apoyo del partido al Gobierno de Sánchez.

Nunca un voto fue tan mediático; ni la reacción de sus ciudadanos, tan creativa. Antonio es el responsable de 'Teruel Degusta', un comercio online que aprovechó la campaña de boicot contra los productos turolenses para hacer su propia contra campaña: "Gracias a los portes gratuitos, nosotros multiplicamos por veinte las ventas".

Porque pese a la campaña de boicot, en Teruel se lo han tomado con buen humor: "Quienes hacen boicot se lo hacen a sí mismos. Porque una vida sin jamón de Teruel, sin queso de Albarracín, sin melocotones de Calanda... yo no se la recomiendo a nadie". Ha destacado Ana Almazán, gerente del Hotel Muddayan, sobre el bloqueo a sus productos.

En su hotel se han recibido llamadas y mensajes como este: "No dude que bastante gente que iba a ir a Teruel, no va a ir. Así lo haré yo también". Advertencias que, según Ana, no son de clientes ni han afectado a sus reservas; más bien, todo lo contrario: "Es más desde fuera que lo que hemos vivido los turolenses desde dentro"

A la fraternidad, como dice una vecina de la ciudad aragonesa: "Teruel es la ciudad del amor y aquí no queremos tonterías, nada más que nos llevemos todos bien". En una provincia que, de momento, se mantiene sin cambios.