Juan Marín, líder de Ciudadanos en Andalucía, asegura que la foto con Vox no les incomoda. Se han reunido con la formación de Santiago Abascal en su carrera por la presidencia del Parlamento y lo han conseguido a fuerza de que cada actor de la derecha se quede con su parte del pastel:

Juan Manuel Moreno Bonilla (PP) presidirá la Junta de Andalucía, Marta Bosquet (Cs) comandará la Mesa del Parlamento y Vox consigue por primera vez entrar en un Parlamento. Manuel Gavira será su representante en la Mesa de la Cámara.

"No se trata de hablar o no hablar. Al final, de una forma u otra, todos hablamos. La cuestión es con quién llegamos a acuerdos y qué acuerdos", apunta Villegas, secretario general de Ciudadanos, en su afán por quitar hierro al entendimiento político de su formación con Vox. No deja de llamar la atención que Marín se haya reunido ante las cámaras con el PP y "tras las cortinas" con Vox.

Son precisamente esas reuniones de cuidada discreción las que ha criticado duramente la desalojada Susana Díaz, la hasta ahora presidenta de la Junta de Andalucía: "Si hay algún tipo de pacto vergonzante que intente torcer la voluntad de los andaluces, tendrán que explicar lo que negocian detrás de las cortinas".

De los pactos y acuerdos con Vox poco ha trascendido. Tampoco el PP de Juanma Moreno está dispuesto a dar detalles de sus contactos con Vox; de ahí que evitaran cualquier imagen de acercamiento hacia la formación de Abascal, que el día antes de la formación de la Mesa del Parlamento se reunía -a última hora- con PP y Ciudadanos pese a las críticas previas por lo que ellos entendían como un "desprecio" hacia un partido que había irrumpido con 12 escaños en las últimas elecciones andaluzas.

Tras esa reunión llegó el 'sí, quiero'. Abascal lo dejaba claro en Twitter: "Ahora sí. Después de que PP y Ciudadanos hayan pedido oficialmente el apoyo de nuestro partido, dando voz y voto en la Mesa a Vox, podemos hablar de acuerdo". De esa palabra -"acuerdo"- se deduce que Partido Popular y Ciudadanos apoyaban la presencia de Vox en la Mesa del Parlamento: Manuel Gavira se convertirá así en el primer representante de Vox en un Parlamento en España.

 

Así las cosas, toca concluir: Ciudadanos facilitaba que Vox tuviera hueco en la Mesa del Parlamento y, al mismo tiempo, cedía un espacio a Adelante Andalucía en la misma Mesa. Pero el partido de Teresa Rodríguez ha dicho "no" a ese juego de sillas. "Por coherencia, no participamos en operaciones de blanqueo de la extrema derecha", apuntaba la propia Teresa Rodríguez tras el acuerdo PP-Cs-Vox. En la misma línea justificaba Maíllo el "no" de su formación.

Así las cosas, tras 24 horas de maratón político, Adelante Andalucía -con mayor representación parlamentaria que Vox en Andalucía- se queda fuera de la Mesa del Parlamento andaluz por sus líneas rojas en materia de pactos con la derecha. Conclusión: la izquierda queda más desplazada que nunca en la política de uno de sus feudos de poder más tradicionales.