Ni conspiraciones ni manos negras, Errejón dice que lo que le ha pasado a Espinar, les ha pasado a todos: "Los periodistas han hecho su trabajo, nos ha pasado a todos, no creo en manos negras".

Términos que Irene Montero también rechaza, aunque su diagnóstico se le parezca mucho: "No hay conspiraciones, hay intereses económicos intentando destruir podemos".

Para Errejón, no siempre se han sabido gestionar bien este tipo de casos: "No siempre hemos reaccionado bien ante este tipo de informaciones". En un acto de la revista Mongolia, el número dos del partido insistió en que lo que necesitan para ganar no es un partido que aglutine a las izquierdas: "Partidos de izquierdas hay muchos, necesitamos un partido nacional popular".

Etiquetas que Errejón cree, desvían la atención del único objetivo que tiene que tener Podemos, ganar: "Un revolucionario que no gana no sirve de nada". Y por eso pide una reflexión sobre por qué que ante el descalabro del PSOE, Podemos no sea capaz de aglutinar ese voto descontento.