Pedro Sánchez, acompañado de Begoña Gómez, su mujer, y de diferentes ministros del gobierno socialista, ha asegurado que "el PSOE ha ganado las elecciones generales y con ello, ha ganado el futuro y ha perdido el pasado".

En primer lugar ha agradecido a los más de siete millones de españoles que han confiado en el PSOE en las urnas para gobernar durante los próximos cuatro años.

A gritos de "No pasarán" y "con Rivera no", Pedro Sánchez ha respondido: "Yo creo que ha quedado bastante claro, ¿no?".

También ha hecho referencia a la gran participación, que ha superado el 75%, en defensa de la democracia. "Creo que es importante que reivindiquemos a la democracia, en defensa de los derechos y libertades que durante estos 40 años hemos alcanzado todos".

Además, ha explicado cuál es el mensaje enviado por los españoles de "lo que no quieren": "No queremos la involución, no queremos la reacción, no queremos el retroceso. Queremos un país que avance y que mire al futuro".

Y ha explicado cuál es su mensaje "nítido y rotundo" para Europa y para el mundo: "Se puede ganar a la reacción y al autoritarismo". Y ha añadido que lo que "los españoles quieren claramente es que el PSOE gobierne y lidere el país durante los próximos cuatro años"."Se trataba de ganar las elecciones y gobernar, hemos ganado y vamos a gobernar", ha reivindicado.

Sánchez ha explicado que, durante toda la campaña, el PSOE ha dejado claros "los tres objetivos" que tiene respecto a la próxima legislatura: "Avanzar en justicia social, acabando con la desigualdad que sufre mucha gente en España; avanzar en convivencia y en concordia, y acabar con la confrontación y con la crispación territorial que ha dominado la política; y en tercer lugar, reivindicar la ejemplaridad y acabar con la corrupción".

"El gobierno socialista y yo mismo, seremos el gobierno y el presidente de todos los españoles y españolas", ha anunciado. Y ha apuntado que "desde las ideas de izquierdas y desde la posición progresista vamos a tender la mano a todas las formaciones políticas dentro de la Constitución para lograr la justicia social en concordia y en limpieza política".

Una vez más, los militantes y simpatizantes allí presentes repetían "con Rivera no", a lo que Sánchez ha contestado: "No vamos a hacer como ellos que ponen cordones sanitarios al Partido Socialista, la única condición será respetar la Constitución".