Un PP en manos de Vox. Es la fotografía que deja la cita electoral en Castilla y León. Una imagen que para el PP andaluz no es lo deseable y que aleja la posibilidad de un adelanto electoral en este comunidad. Ayer, la reacción del presidente de la Junta Juanma Morena a la victoria de Mañueco en Castilla Y león era escueta. "El PP gana y mejora el número de procuradores", decía en redes sociales. Fuentes del PP andaluz a laSexta admiten que el resultado no favorece un adelanto inmediato en Andalucía.

Tras la ruptura del PP y Ciudadanos en Castilla y León, las dos alas del Gobierno de coalición en Andalucía mantenían su unión sin fisuras, insistiendo en desvincular el resultado del 13F de la decisión de adelantar o no los comicios, algo que corresponde en exclusiva a Moreno. Pero lo cierto es que el crecimiento de Vox en Castilla y León y la posibilidad de que entre en el Gobierno de Fernández Mañueco aumenta la presión sobre Moreno. Ahora la decisión a tomar es si adelantar la cita andaluza antes del verano o agotar el mandato (las últimas elecciones andaluzas se celebraron en diciembre de 2018). El consejero de Presidencia andaluz Elías Bendodo ha desvinculado los resultados en Castilla y León del futuro en Andalucía aunque cree que "no tocan elecciones ahora". "Agotaremos la legislatura. Estamos pactando con todos los partidos en el Parlamento y lo seguiremos haciendo", añade. Mientras, Vox puede forzar más sus posiciones en el parlamento andaluz animado por sus buenos resultados.

Desde Ciudadanos en Andalucía, el vicepresidente de la Junta, Juan Marín, ha analizado hoy los resultados electorales en Castilla y León. "Han sido una maniobra de Egea para acabar con Cs y obtener mayoría. Y no han conseguido ni lo uno ni lo otro. En Andalucía no va a haber elecciones, vamos a agotar la legislatura. Aquí Vox no va a crecer a costa de Ciudadanos", ha sentenciado.

Y en el PSOE, responsabilizan al Partido Popular del auge de Vox en Castilla y León, aunque admiten que las plataformas locales han penalizado las expectativas de los socialistas.

Mañueco adelantaba la cita electoral en Castilla y León. Los sondeos le dejaban a un paso de la mayoría absoluta (41 diputados de 81), con un Ciudadanos desaparecido y una gran ventaja sobre Vox. Algo en la línea con lo que pronostican las encuestas a Moreno en Andalucía. Pero la realidad ha sido bien distinta.

El PP se ha alzado con la victoria este 13 de febrero, sí. Lo ha hecho obteniendo 31 escaños -dos más que en 2019-, pero con este resultado se ve forzado a pactar nuevamente para continuar al frente del Gobierno de la Junta. Y no, esta vez no podrá ser con Ciudadanos, sino con Vox.

La formación de extrema derecha ha sido una de las grandes ganadoras de la noche. Tercera fuerza más votada, ha dado un golpe sobre la mesa en estos comicios al pasar del único escaño con el que contaba en 2019 a los 13 que ha logrado este domingo. Con estos números en la mano, Juan García-Gallardo y Vox están oficialmente en disposición de obligar a los populares a contar con ellos -lo que puede llevar a todo tipo de exigencias, entre las que parece estar entrar en el Gobierno autonómico- si quieren que una legislatura encabezada por el PP salga adelante. Santiago Abascal, líder de la agrupación, no ocultaba sus intenciones anoche: "Qué cara de vicepresidente se le está poniendo a Juan García-Gallardo". También, según ha podido saber laSexta, han reclamado consejerías, aunque por ahora no han especificado cuáles.

Por el momento, Mañueco se ha limitado a celebrar la victoria de su partido. En una entrevista hoy en Onda Cero, Mañueco ha insistido en traducir así su victoria: "los ciudadanos han votado, nos han dicho que hemos ganado, que tenemos que dialogar y acordar". Un diálogo con todos, aunque desde PSOE y Cs han dejado claro que no cuenten con ellos.

El secretario general del Partido Popular, Teodoro García Egea, se ha mostrado más contundente. "Las experiencias de coalicón vistas hasta ahora no están siendo satisfactorias, no sirven a la gente como se merecen. Es el momento de que Mañueco anuncie una ronda de contactos con todas las fuerzas y pueda ofrecer un proyecto del PP para que los ciudadanos juzguen al PP. (...) Es el momento de que Mañueco organice, dialogue y construya un gobierno serio, solvente y firme que no tenga la inestabilidad del anterior", ha señalado también en Onda Cero.