La Policía sigue investigando una brutal agresión homófoba acaecida el pasado domingo en el barrio de Malasaña, en Madrid. Una más que sumaría en la escalada de violencia contra el colectivo LGTBI en los últimos meses.

Y precisamente este aumento de la LGTBfobia ha generado una nueva brecha a uno y otro lado del espectro político. A pesar de que todas las formaciones aseguran "condenar la violencia", la forma en la que se han emitido los mensajes ha vuelto a provocar un cruce de declaraciones.

Por su parte, desde la izquierda partidos como el PSOE, Unidas Podemos y Compromís ponen el foco en que desde que la extrema derecha ha entrado en el parlamento, el número de agresiones ha aumentado. Así lo ha resumido en Al Rojo Vivo el portavoz del PSOE en el Congreso, Felipe Sicilia, que sostiene que los discursos de odio "al final terminan en agresiones".

"Los discursos de odio al final terminan en agresiones"

Felipe Sicilia, portavoz del PSOE en el Congreso

"Las cifras están ahí y es evidente: cuando hay una acogida de esos discursos de odio, cuando se escucha en las instituciones discursos en los que se dice que las personas LGTBI son enfermos, que necesitan terapia, que conforman un 'lobbie' de presión.... cuando dicen algunas de las extremas derechas que las manifestaciones del orgullo tienen que apartarse, en el fondo lo que hacen es criminalizar a una parte de la población", ha denunciado el diputado.

También el líder de Compromís, Joan Baldoví, ha criticado que, desde que Vox empezó a tener representación, "ha habido un aumento constante de agresiones a los diferentes". El representante, no obstante, ha matizado que es "evidente" que Vox no está directamente detrás de las agresiones, pero sí sostiene que los mensajes que lanzan tienen un impacto en los intolerantes: "Hacen que bellacos descerebrados como los que el domingo agredieron a este chico acaben apareciendo y sintiéndose legitimados. Por eso, muchísimo cuidado", ha lanzado.

El PP condena la violencia sin apuntar a Vox y UP lo critica

El portavoz nacional del PP y alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, aseveraba este lunes que es "excesivo" indicar que Vox "puede estar detrás" de agresiones al colectivo LGTBI debido a sus "mensajes". En esta línea, el alcalde de la capital, donde ha tenido lugar la agresión, sostenía en una entrevista con la Ser que Madrid "debe ser una ciudad libre de violencia homófoba, machista".

"Decir que Vox puede estar detrás de que se cometa una salvajada como esta es un tanto injusto"

José Luis Martínez-Almeida, portavoz del PP y alcalde de Madrid

Sin embargo, el dirigente, además de incidir en que "el peso de la ley" recaería sobre aquellos que cometen este tipo de atrocidades, también mantuvo su postura en referencia a la formación de extrema derecha, aseverando que es "injusto" añadir a Vox en la ecuación: "Decir que puede estar detrás con sus mensajes de que se cometa una salvajada como la de ayer me parece que quizás es una equiparación un tanto injusta", apuntaba.

Unas declaraciones que han sido duramente criticadas por algunas representantes de Unidas Podemos, como la ministra de Igualdad, Irene Montero, que denuncia que Almeida haya llevado a cabo un "excesivo blanqueamiento", mientras Ione Belarra, secretaria general de Podemos, escribe: "Tras las dos brutales agresiones LGTBIfóbicas en solo 24 horas, el PP decide quitarle hierro a los discursos de odio que la ultraderecha lanza a diario".

 

Por su parte, la presidenta madrileña y líder del Partido Popular en Madrid, Isabel Díaz Ayuso, también ha condenado "radicalmente" la "gravísima" agresión homófoba de ocho individuos a un joven, aunque ha puesto el foco en la condena de "todas las violencias", sin mencionar explícitamente al colectivo LGTBI. De hecho, al ser preguntada sobre la relación entre los mensajes de Vox y el aumento de los ataques, ha concluido que "una cosa no tiene nada que ver con la otra".

"Claro que lo condeno. Condeno todos los ataques a cualquier persona por el motivo que sea pero, además, en este caso es gravísimo por el trato que se le ha dado", ha indicado en una conversación informal con los medios, en la que sí ha hecho referencia a la brutalidad del ataque, por el que habrían grabado en la víctima la palabra "maricón" en su glúteo, entre otras agresiones.

Y en este caso, Eduardo Rubiño, representante de Más Madrid, califica de "lamentable" que Almeida y Ayuso "hayan dado una respuesta tan tibia" a este problema. "Lo que se esperaría por parte del Gobierno de la Comunidad de Madrid es que actuaran convocando el consejo LGTBI de la región, poniendo todos los instrumentos. Pero en lugar de eso tenemos una presidenta que está dispuesta a cumplir con las exigencias de Vox, y que asegura que estos son casos puntuales, quitándole valor a este fenómeno que ya se veía venir", espeta.

Las asociaciones LGTBI, contra los mensajes de Vox

Organizaciones del colectivo LGTBI se movilizaron tan pronto como saltó la noticia de la agresión. Ante esto, ya se ha convocado dos manifestaciones en la capital para hacer frente a la homofobia, pero también algunos de sus representantes han expuesto su opinión sobre los mensajes de Vox y el aumento de los ataques.

En este sentido, Rubén López, director del Observatorio Madrileño Contra la Homofobia sostiene que, pese a que no se puede decir directamente "que con la aparición de Vox haya un aumento de las agresiones homófobas en Madrid", sus mensajes siguen teniendo un efecto negativo.

"La educación es la única solución para las agresiones, y Vox lleva tres años, desde que está en los parlamentos, poniendo el pin parental como primero de sus objetivos. Por supuesto que eso hace mella en la gente LGTB. No causa la homofobia directa, pero que tiene un impacto en el intolerante, de legitimación de su pensamiento, en mi opinión creo que es algo que habría que ver", subraya López, que concluye que dichos actos "desde luego, algo bueno para la lucha contra la LGTBI-fobia no son".

"Que los políticos sean claros y contundentes para que la gente no se sienta envalentonada"

Ronny de la Cruz, miembro de COGAM

También desde el Colectivo de lesbianas, gais, transexuales y bisexuales de Madrid (COGAM), han pedido en Al Rojo Vivo a las autoridades que "se pongan las pilas y hagan cumplir las leyes", así como a los representantes públicos "que se manifiesten en contra de las agresiones y las motivaciones que hay detrás de ellas".

Así lo ha indicado Ronny de la Cruz, miembro de la organización, que además ha hecho alusión directa a las palabras de Isabel Díaz Ayuso y José Luis Martínez-Almeida. A la primera le ha instado a "dejar de plantearse la posibilidad de retirar o modificar leyes que apoyen al colectivo LGTBI", y al segundo le ha dicho que "no sea tibio y recuerde que las agresiones vienen motivadas por discursos de odio, que sean claros y contundentes para que la gente no se sienta envalentonada".

Vox apunta a los migrantes

Todas estas declaraciones se han producido después de que se hayan conocido las palabras de algunos representantes de Vox, como Ortega Smith, que ha asegurado que este tipo de violencia "tiene una causa": "Lo que pedimos es que la información se diga claramente. La violencia tiene una causa directa con la entrada masiva de inmigración ilegal", ha expresado en una entrevista con RTVE.

También el líder de la formación, Santiago Abascal, ha lanzado un mensaje a través de sus redes sociales: "Me llena de rabia la brutal agresión homófoba que ayer sufrió un joven en el portal de su casa en Madrid", aunque también afirma en el hilo que "esta agresión se enmarca en la oleada de violencia e inseguridad que se ha adueñado de nuestras calles".

 

Mensajes que, como constata Rubén López, en referencia a los migrantes, son falsos: "La mayor entrada de inmigración se hizo en la época de zapatero y no aumentaron las agresiones. Nuestra constatación no es por el aumento de inmigración: el agresor no es inmigrante, es español en su gran mayoría", ha indicado en la entrevista, en la que también ha tildado de "bochornosas" las declaraciones de Ortega Smith.

Exactamente el mismo término que ha utilizado Rubiño: "Resume a la perfección lo que es Vox: enfrentar al último contra el penúltimo. Es coger a un colectivo como el LGTBI, históricamente discriminado, para enfrentarlo a otro colectivo en situación de vulnerabilidad. Es puro veneno, es puro discurso de odio, y hay que cerrarles la puerta rotundamente", ha zanjado.