La Policía sigue buscando a los autores de la brutal agresión homófoba producida el pasado domingo en el barrio de Malasaña, en Madrid. A la Policía Judicial de la Comisaría del Distrito Centro se han incorporado policías de la Brigada de Información, en la que se encuentra el grupo especializado en delitos de odio.

En estos momentos, los agentes están en busca de posibles cámaras que hayan podido registrar cualquier movimiento de los ocho encapuchados que habrían cometido el ataque, tanto antes como después del suceso. Aun así, la principal baza de la investigación sigue siendo el testimonio de la víctima, que ha detallado los hechos.

En este sentido, cabe recordar que el ataque se produjo a plena luz del día, en torno a las 17:15 horas, según confirma la Policía a laSexta. De acuerdo con las declaraciones del joven agredido, de 20 años, ocho encapuchados le cortaron el labio inferior con un cúter mientras le llamaban "maricón", "asqueroso" y "comemierda".

A continuación, los agresores le tumbaron en el suelo, le bajaron los pantalones y le grabaron la palabra "maricón" en el glúteo junto con una cruz invertida, siempre según la declaración del joven. Tras los hechos, según indica la Policía, a los agresores se les podría imputar un delito de odio unido a otro de lesiones.

Convocada una manifestación tras el suceso

Esta grave agresión ha llevado a diversas organizaciones defensoras de los derechos LGTBI a movilizarse forma inmediata. Concretamente, las asociaciones COGAM y Kifkif han llamado a la población a protestar en la Puerta del Sol el próximo sábado, 11 de diciembre, a las 19:00 horas.

 

Bajo el lema 'Nos están matando. Concentración ante la ola de agresiones a personas LGTBI', denunciarán la escalada de violencia que ha sufrido el colectivo en las últimas semanas, aún con el recuerdo del asesinato de Samuel Luiz, que sigue siendo investigado por la Policía. "¡Basta ya!", escribe la asociación COGAM, que además invita "a todas las organizaciones LGTBI y a toda la ciudadanía a unirse" al evento.