El secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, ha dado la bienvenida el acuerdo entre Israel y Emiratos Árabes Unidos (EAU) anunciado este jueves para normalizar sus relaciones y ha expresado su deseo de que "cree una oportunidad" para las negociaciones entre israelíes y palestinos. Un pacto que, sin embargo, ha sido criticado por otros países de la zona como Irán o Turquía.

El portavoz de Guterres, Stéphane Dujarric, ha destacado que el acuerdo "suspende los planes de Israel de anexionar partes de la Cisjordania ocupada, algo que ha pedido el secretario general (de la ONU) de forma consistente". "La anexión cerraría de forma efectiva la puerta a un reinicio de las negociaciones y destruiría las posibilidades de un Estado palestino viable y de la solución fundamentada en dos estados", ha agregado a través de un comunicado.

En el mismo, ha dicho que espera que el acuerdo "cree una oportunidad para que los líderes israelíes y palestinos retomen negociaciones significativas que hagan realidad la solución de dos estados, en línea con las resoluciones relevantes de la ONU, el Derecho Internacional y los acuerdos bilaterales".

"La paz en Oriente Próximo es más importante que nunca, ya que la región hace frente a las graves amenazas de la COVID-19 y la radicalización", ha enfatizado, al tiempo que ha recalcado que Guterres "seguirá trabajando con todas las partes para incrementar las posibilidades para el diálogo, la paz y la estabilidad".

El presidente estadounidense, Donald Trump, recalcaba durante el anuncio que el acuerdo es "muy importante" e incidió en que "esto es algo que no se había logrado en más de 25 años", en referencia al acuerdo de paz entre Israel y Jordania en 1994.

Omán también ha saludado el pacto, a través de Ministerio de Asuntos Exteriores, el sultanato ha expresado su "apoyo" al acuerdo, que calificó de "histórico". Un portavoz de Exteriores ha destacado la "esperanza" de Omán de que este paso "contribuirá a lograr una paz global, justa y duradera en Oriente Medio que esté al servicio de las aspiraciones de los pueblos de la región" y deseó que el acuerdo "sustente los pilares de la estabilidad y la seguridad" en la región para "promover el progreso y la prosperidad de todos" los países.

Omán mantiene una postura neutral en el golfo Pérsico y no está claramente alineado con el eje anti-iraní que constituyen las monarquías suníes lideradas por Arabia Saudí y en el que se sitúa también Emiratos Árabes Unidos.

Críticas en la región

Pero no ha sido recibido así en Irán o Turquía. El gobierno de Erdogan ha criticado el acuerdo al entender que ignora y no favorece a los palestinos. "No es creíble presentar el acuerdo trilateral (junto a Estados Unidos) como un apoyo a la causa palestina", señaló el Ministerio de Exteriores en un comunicado. "Los Emiratos Árabes Unidos ignoran así la voluntad palestina", advierte la nota.

Turquía mostró su apoyo a las críticas hechas al acuerdo por el Comité Ejecutivo de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) y advirtió que Emiratos "no tienen autoridad" para negociar en su nombre de los palestinos. "Los EAU no tiene autoridad para negociar con Israel en nombre de Palestina y hacer concesiones en asuntos vitales para Palestina", añade la nota.

Por su parte, el Gobierno iraní ha calificado de "estupidez estratégica" el acuerdo y ha advertido de que fortalecerá la oposición regional a Tel Aviv. Este pacto "indudablemente resultará en un mayor fortalecimiento del Eje de Resistencia en la región al impulsar la unidad y la solidaridad contra el régimen sionista", avisó en un comunicado el Ministerio de Exteriores de Irán.

Tercer país en normalizar las relaciones con Israel

Con este acuerdo, Emiratos se convierte en el tercer país de Oriente Medio en normalizar relaciones diplomáticas con Israel, después de Egipto y Jordania. EAU aseguró que el pacto busca reconducir el proceso de paz y la posibilidad de que se cree un Estado palestino, pero los palestinos consideran que el acuerdo legitima la actual ocupación israelí y rompe el consenso de no establecer relaciones con Israel hasta la creación de una Palestina soberana. El Gobierno de Israel ha accedido a no anexionar las zonas de Cisjordania que tenía previsto declarar bajo soberanía israelí en el marco de un acuerdo para normalizar relaciones con EAU, que las tres partes han descrito como "histórico".

Esto es precisamente lo que ha destacado en Twitter el príncipe heredero emiratí, Mohamed bin Zayed, al informar del acuerdo, en virtud del cual "EAU e Israel también han acordado cooperar y establecer una hoja de ruta hacia el establecimiento de relaciones bilaterales".

Sin embargo, el primer ministro israelí ha destacado en una rueda de prensa similar que el acuerdo "no supone cambio" a sus planes para anexionar zonas de Cisjordania, algo que "se llevará a cabo con total coordinación con Estados Unidos.La Autoridad Palestina ha tildado el acuerdo de "agresión contra el pueblo palestino" y "traición a Jerusalén", al tiempo que ha dicho que el pacto es "un golpe a la Iniciativa Árabe de Paz y a las decisiones de las cumbres árabes e islámicas".

Por ello, las autoridades palestinas han pedido una reunión de emergencia de la Liga Árabe y la Organización para la Cooperación Islámica (OCI) con la intención de que ambas organizaciones emitan resoluciones de condena contra EAU por este acuerdo.