La 'miga' de la última jornada de la Serie A tiene un protagonista claro: la Lazio de Ciro Immobile. El conjunto romano tiene un partido a vida o muerte en San Paolo frente al Nápoles por el subcampeonato del Calcio, mientras que el ariete italiano se jugaba ni más ni menos que la Bota de Oro de esta atípica temporada.

No habiendo jugado aún ambos equipos, Immobile ya se ha alzado con el galardón después de que Maurizio Sarri, técnico de la Juventus, no haya convocado a Cristiano Ronaldo para el partido frente a la Roma.

El propio Sarri no aseguró la presencia del portugués en la rueda de prensa previa al encuentro: "Evaluaremos si alguien necesita descansar. No sé si Cristiano estará. Veamos cómo está, es uno de los que más ha jugado, veamos qué dicen los médicos, el staff y también sus sensaciones. Pondremos en el campo a quien que no arriesga a nada".

 

Finalmente, el técnico italiano ha optado por reservar a su estrella de cara al determinante partido de vuelta de los octavos de final de la Champions League del próximo 7 de agosto frente al Olympique de Lyon, en el que los 'bianconeri' deben remontar el uno a cero que se llevaron los franceses de la ida.

De esta manera, Ciro Immobile, con 35 goles en su casillero y un partido por jugar, sucede a Leo Messi y se lleva la Bota de Oro por delante de Robert Lewandowski (Bayern Múnich/34 goles) y Cristiano Ronaldo (31 tantos).

El exdelantero del Sevilla FC se convierte así en el tercer italiano en ganar el prestigioso galardón tras Luca Toni (31 goles en 2006) y Francesco Totti (26 goles en 2007). Queda por ver si logrará en el templo de Maradona superar a Gonzalo Higuaín como máximo anotador en una temporada (marcó 36 goles en 2016 con el Nápoles).