Alexis Salinas, defensa del Arsenal argentino, ha compartido su dura vivencia tras ser disparado a la salida de una peluquería en Ciudad Evita (Argentina).

El jugador ha perdido la visión de un ojo y apenas ve una luz roja por el otro, corriendo un grave riesgo de perder la vista por completo. Ante los medios, Salinas contó los duros momentos que está pasando.

"El impacto hizo que me cayera hacia atrás. Cuando escuché el otro impacto, me arrastré, pero ya no veía nada. Traté de correr pero no veía, pedí auxilio y se acercó un gran amigo que me salvó la vida", comentó.

 

El futbolista cree que los asaltantes, que dispararon desde un coche, "se equivocaron" de objetivo, reconociendo que su mayor miedo es "no volver a ver" su hijo de cuatro años "nunca más".

Salinas y sus cuatro amigos fueron hospitalizados tras resultar heridos en el incidente. El padre del jugador, Fabián Salinas, asegura que su hijo le pidió "que le consiga dos ojos y se los pongan".

"Tenemos una pequeña esperanza con el otro ojo", afirma el padre, visiblemente emocionado. El martes será operado para ver si puede recuperar parte de la visión y seguir con su sueño de jugar al fútbol.