Allá por 2006, un joven centrocampista argentino recaló en el Santiago Bernabéu procedente de Boca Juniors. Delgado, con el pelo largo y un cuidadoso tratamiento del balón, Fernando Gago aterrizó en el Real Madrid con la etiqueta de sucesor del mejor '5' que ha dado Argentina: Fernando Redondo.

A pesar de su calidad y su buen hacer en la sala de máquinas, las lesiones han lastrado la carrera de Gago hasta que, con 34 años, ha anunciado su retirada. Cuatro lesiones de gravedad en sus rodillas, además de tres rupturas del tendón de Aquiles, dinamitaron la carrera del argentino.

Boca, Real Madrid, Valencia y Vélez Sarsfield tuvieron el lujo de acoger al subcampeón del mundo en 2015 con Argentina, pero sus reiteradas lesiones le privaron de la continuidad necesaria para tomar confianza y mostrar al mundo el fútbol que atesoraba en sus botas.

Para la hemeroteca quedará aquellas imágenes que protagonizó en la banda de La Bombonera con la elástica de la albiceleste enfundada. Apenas tres minutos después de entrar al terreno de juego, su rodilla derecha se rompió y tuvo que ser atendido por los médicos fuera del verde.

 

"¡Dejáme jugar Dani, vendá dale!", gritaba desesperado Gago, posiblemente consciente de la gravedad de su lesión, pero reticente a afrontar (de nuevo) la cruda realidad.

Poco más de un año después, ya recuperado de la rodilla, Gago volvió a romperse durante la disputa de la final de la Copa Libertadores que enfrentó a Boca Juniors y a River Plate en el Santiago Bernabéu. El 9 de diciembre de 2018 se volvió a romper el tendón de Aquiles, y su carrera ya comenzó a ponerse en el ocaso.

Luego, volvió a Vélez Sarsfield por petición expresa de su hijo, pero el centrocampista ya se ha visto obligado a dar un paso al lado y colgar las botas, y así lo ha querido comunicar a través de un emotivo mensaje publicado en su perfil de Instagram.

Carta de despedida íntegra de Fernando Gago:

Como todos saben he vivido momentos fantásticos y he obtenido la carrera que ni en mis mejores sueños cuando era un chico hubiera imaginado.

También tuve momentos difíciles, lesiones reiteradas que me afectaron durante estos últimos años, pero a su vez me enseñaron y me convirtieron en la persona que soy hoy.

Ahora me encuentro sin problemas físicos, cumplí los objetivos que me propuse y por eso decido dar un paso al costado, sintiendo la felicidad de dejar el fútbol a mi manera, por decisión mía, en el momento indicado.

Un especial agradecimiento a todos mis compañeros, que son lo más lindo que me deja el fútbol, tuve la suerte de compartir y cruzarme con grandes jugadores pero mejores personas aún. Me hubiese gustado poder comunicarlo de otra manera , pero por la situación actual que estamos viviendo por la pandemia decidí hacerlo por este medio. El fútbol es mi pasión y lo seguirá siendo siempre. Gracias por el apoyo y el cariño . Un abrazo para todos Fernando Gago.