HOMENAJE A LAS VÍCTIMAS DEL ATENTADO DE HIPERCOR

HOMENAJE A LAS VÍCTIMAS DEL ATENTADO DE HIPERCOR

Puigdemont y Colau piden disculpas si las instituciones no han arropado a las víctimas del atentado de Hipercor

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha pedido disculpas a las víctimas del atentado de Hipercor por si el Ayuntamiento no ha estado siempre a su lado, un "mea culpa" al que se ha añadido el presidente catalán, Carles Puigdemont, que ha reconocido que no siempre han sabido empatizar con ellas.

Puigdemont y Colau han intervenido en el acto de homenaje a las víctimas del atentado de ETA en Hipercor, del que hoy se cumple el 30 aniversario, convocado por la Asociación Catalana de Víctimas de Organizaciones Terroristas (ACVOT) y celebrado como cada 19 de junio por la tarde junto al monolito erigido en la Avenida Meridiana de Barcelona.

El presidente de la ACVOT, José Vargas, ha denunciado en su discurso inicial que las víctimas se han sentido durante mucho tiempo "olvidadas" y ha lamentado que los que en su día "avalaron a los violentos" hoy están en las instituciones democráticas.

Tras la intervención de Vargas, la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, se ha dirigido a las 300 personas que habían acudido al acto para expresarles "humildemente" sus disculpas "por si el Ayuntamiento no siempre ha estado a la altura en el acompañamiento de las víctimas del peor atentado terrorista sufrido en Barcelona".

Colau ha mostrado su "profundo respeto" por la memoria de las víctimas y ha expresado el compromiso del consistorio que dirige desde hace dos años de "no olvidar nunca" y "reparar" a las víctimas si se han sentido abandonadas.

Tras la intervención de Colau, el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, se ha sumado a la autocrítica expresada por la alcaldesa de Barcelona y ha entonado un "mea culpa" porque "algunas veces, demasiadas", las instituciones no han estado "a la altura" y no han sabido "responder" a las necesidades de las víctimas, sin "empatizar" con ellas. Por este motivo, ha reconocido que las instituciones les deben a las víctimas un "abrazo perenne, que no caduca".

Puigdemont ha indicado en su discurso, en el que al principio ha sido abucheado por parte de los asistentes, que pese a que la violencia de ETA ya ha sido superada, la amenaza del terrorismo sigue vigente, por lo que ha asegurado que es necesario que haya responsables políticos "a la altura" para garantizar la seguridad.

En este sentido, ha exclamado, ante el ministro de Interior, Juan Ignacio Zoido, que la "cooperación" y la "unión de esfuerzos" por parte de los cuerpos de seguridad es "imprescindible". Minutos antes, Zoido había afirmado que en España la Policía Nacional, la Guardia Civil, los Mossos d'Esquadra y la Ertzaintza se coordinan "de verdad" y tienen una gran "dedicación", como se demuestra a su juicio en las reuniones semanales de la Mesa de Evaluación de la amenaza terrorista.

Al acto han asistido, entre otros, la ministra de Sanidad, Dolors Montserrat, el lehendakari Íñigo Urkullu, los consellers de Interior, Jordi Jané, y Justicia, Carles Mundó, así como mandos de la Guardia Civil, Policía Nacional, Mossos d'Esquadra y Guardia Urbana de Barcelona.

Entre las autoridades asistentes también había, entre otros, los líderes parlamentarios de JxS, Jordi Turull, C's, Inés Arrimadas, y PP, Xavier García-Albiol, así como la presidenta de la Fundación de las Víctimas del Terrorismo, Mari Mar Blanco, y Sonia Ramos, directora de la Oficina de las Víctimas.

Al finalizar el acto, estudiantes de la escuela de música "Sis Cordes" de Lloret de Mar (Girona) han entonado el "Cant dels ocells" mientras familiares de las víctimas depositaban un ramo de flores al monumento erigido en la Avenida Meridiana, a escasos metros de donde hace 30 años ETA perpetró su mayor masacre.

Más noticias

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.