Las Islas Cook son un verdadero espectáculo en la Polinesia Neozelandesa y es uno de los pocos lugares del planeta sin ningún caso detectado de Coronavirus. El encontrase en pleno corazón del Pacífico y sus excepcionales medidas de prevención y de cuidado entre sus habitantes, ha hecho posible quedar libre de esta pandemía.

Las islas son un paraíso natural pero además entre sus gentes hay una solidaridad, hospitalidad y cuidado que lo convierte en un lugar excepcional donde vivir o disfrutar de unas vacaciones únicas. El primer ministro del archipiélago, Henry Puna, ha declarado las Islas Cook zona libre de Covid-19 y ha atribuido el mérito al excepcional trabajo de protección, información y saneamiento realizado por la comunidad, el sector privado y el gobierno.

Islas Cook | Imagen cortesía de Turismo Islas Cook

La excepcional unión y sentimiento de comunidad ha sido excepcional para compartir recursos e información; algo imprescindible en un archipiélago formado por 15 islas. Para proteger la salud y garantizar la seguridad, se han valido de un sistema de banderas instalado fuera de cada hogar, un curioso método que tiene origen en el tradicional sistema de comunicación de los antepasados de los habitantes de las islas.

Comprende la diferencia entre una bandera blanca (se necesita asistencia médica), roja (una persona de la familia es un caso confirmado de COVID-19, un color que afortunadamente no ha sido utilizado de momento) naranja (el hogar tiene una persona mayor o de alto riesgo) o amarillo (la casa está bajo cuarentena controlada).

Islas Cook | Imagen cortesía de Turismo Islas Cook

Pero también ha sido determinante de este éxito la filosofía y la espiritualidad de los cookianos, que están acostumbrados a proteger su ecosistema y su salud con una estricta legislación sobre el medio ambiente. Y su sentimiento de comunidad ha hecho que se forme una gran red de voluntarios que se han dedicado a la limpieza, el mantenimiento de los vecindarios e incluso la cesión de maquinaria de recolección de frutas, para mantener a todos los habitantes sanos.

En las Islas Cook han hecho del cuidado del medio ambiente su forma de vida: para el 2020 esperan que toda la energía consumida provenga de fuentes 100% renovables, reciclarán 200.000 botellas de plástico al año y está prohibido edificar nada que sobrepase la altura de las palmeras. Se han adelantado al futuro y así han podido conservar este paraíso para todos.

Islas Cook | Imagen de David Kirkland, cortesía de Turismo Islas Cook

Esta conciencia ecológica, se amplía al ámbito turístico, y ha hecho de las Islas Cook un emblema del Turismo responsable; premiado por numerosos organismos internacionales.

Visitar este lugar es estar muy cerca del paraíso por sus aguas turquesas, sus playas interminables, su excepcional medioambiente y la maravillosa hospitalidad de sus gentes. Una filosofía de vida que conjuga el turismo con la salud, la responsabilidad y la ecología. En las Islas Cook tendremos en “jardín del Edén” y la tranquilidad de que nuestra salud está garantizada.

Islas Cook | Imagen cortesía de Turismo Islas Cook

Quién no querría visitar este maravillos entorno, sabiendo que vamos a estar tan bien cuidados. ¡Vámonos a las Islas Cook! (en cuanto podamos volar...)