Aunque existen muchas favelas en todo Brasil, las más conocidas por su gran tamaño y también por los altercados son las de Río de Janeiro. Evidentemente no es un lugar hecho para turistas, aunque muchos deciden adentrarse en ellas. Si estás indeciso por visitar o no alguna de ellas, esperamos ayudarte.

La favela más famosa de toda Latinoamérica es Rocinha, situada en las cercanías de Río de Janeiro. Si quieres visitar esta o cualquier otra, lo primero es saber que no debes hacerlo solo sin ningún tipo de guía. Ya no porque te vaya a pasar algo, sino porque te sentirás mucho más seguro y no te meterás en sitios donde corras más peligro.

Favela Rio de Janeiro, Rocinha | Wikipedia (chensiyuan, CC Attribution-Share Alike 4.0 International, 3.0 Unported, 2.5 Generic, 2.0 Generic and 1.0 Generic license)

Estos barrios son muy pobres, pero una de las cosas que te aseguran que no te van a pasar, es que te roben. Brasil en general no es un país seguro, pero en las favelas los robos a extranjeros no son muy comunes, puesto que en ellas existen varias bandas de narcotraficantes y no les interesa que entre la policía avisados por algún tipo de robo o violencia a turistas. De hecho, este negocio mueve a muchas personas en estos lugares.

Por lo tanto, lo más peligroso no es que te ataquen directamente, sino que entre peleas de bandas o de alguna banda contra la policía, puedas recibir alguna bala perdida por encontrarte en el lugar, como ha pasado a varios turistas. Es verdad que la delincuencia ha aumentado en todo ese país, así como en las propias favelas. Por eso mismo, encontrarte totalmente seguro en cualquier parte de Brasil resulta difícil, da igual que sea en una favela que no.

Río de Janeiro, Favela Rocinha | Flickr (Mark Pegrum, Attribution-ShareAlike 2.0 Generic)

Si quieres visitar alguna, puedes perfectamente, igual que los más de dos millones de personas que las han visitado ya a través de Tours. Puedes estar en peligro, pero puedes no estarlo. Si decides hacerlo, ten en cuenta que este tipo de turismo no tiene que ser para perpetuar la existencia de ellas, sino que incluso con el dinero que aportes a alguna pequeña tienda del lugar, estarás ayudando a los que allí viven para que puedan optar algún día a una vida mejor.