Prioriza el tren al avión cuando sea posible

Aunque se siguen haciendo avances en lo que respecta a los combustibles empleados por los aviones, la huella de carbono que dejan continúa siendo bastante alta. Si nuestro viaje va a ser por la península podemos optar por el tren, retomar esa idea romántica del ferrocarril y dejarnos llevar. Pero si nuestro destino está al otro lado de los Pirineos, ya sea en Provenza, Marsella, Burdeos o París, cada vez es mayor la oferta de trenes y gran parte de sus vagones van equipados con camas, por lo que el viaje nos será más ameno y confortable.

Comercio local | Pixabay

Apoya el comercio local

Nuestra experiencia siempre es mejor cuando hacemos una inmersión gastronómica, y para ello lo mejor es acudir a los establecimientos pensados para los locales. Esos pequeños restaurantes a los que acude la gente que vive en la ciudad, pueblo, etc. Además, también es recomendable comprar en el mercado local, en casa todos los sitios, hay un día a la semana destinado al mercado, donde encontraremos verduras, carnes y pescados de la zona. Otra opción es visitar el mercado de abastos y los pequeños comercios.

Evita destinos masificados

Visitar Venecia en crucero, es una de las cosas menos sostenibles que podemos hacer. Si un destino ya cuenta con demasiados visitantes, es mejor que elijamos uno donde nuestra huella turística no sea tan perjudicial. El turismo de interior o rural, suele ser una buena opción, así como visitar zonas de costa que no estén sobre explotadas.

Destinos no masificados | Pexels

Protector solar ecológico

Partimos de la base que es recomendable ponerse protector solar si sabemos que nos va a dar el sol, ya estemos en la playa, en la montaña o en la ciudad. Siempre será más beneficioso para el medioambiente aquellas cremas que no produzcan peróxido de hidrógeno (agente oxidante) que afecta directamente a la vida acuática. A eso hay que sumarle, que no estén testadas sobre animales.

Respetar la fauna y la flora

Si vamos a estar en contacto directo con la naturaleza (acampando o haciendo un picnic), es importante no dejar restos de nuestra comida o cualquier envoltorio. Por otro lado, en cualquier destino al que vayamos es recomendable no comprar souvenirs realizados con animales. Es importante apreciar y disfrutar de la flora y la fauna en su hábitat.

Productos naturales | Pexels

Elegir hoteles sostenibles para nuestro alojamiento

En muchos casos las pequeñas casas rurales u hoteles rurales son la opción más sostenible, y estaríamos contribuyendo a la economía local. Los hoteles sostenibles protegen y mejoran su entorno gracias a prácticas responsables, pues reducen sus emisiones de CO2, así como el consumo de energía y agua.