El confinamiento ha aupado a lo alto de las listas de apps más descargadas a nuevas aplicaciones que de la noche a la mañana han recibido millones de nuevas descargas, precisamente por la mayor necesidad de las personas de contar con un método para poder estar virtualmente de otras personas, ya sea en el ámbito profesional o personal. Pero sin duda esto le ha venido grande a algunas firmas, como precisamente Zoom, que ha visto cómo el gran número de nuevos usuarios ha desvelado sus graves problemas de seguridad en la plataforma.

Esta los ha resuelto con la versión 5.0 lanzada la semana pasada, en la que se integra la encriptación de extremo a extremo, pero no para todos los usuarios, solo para aquellos que pagan por una suscripción Premium. Ahora los responsables de la app han desvelado por qué esta opción no está disponible para los usuarios gratuitos de Zoom, que son los mayoritarios en la app.

¿Por qué no hay encriptación para usuarios gratuitos?

Ahora la app ha confirmado que los usuarios gratuitos no contarán con cifrado de extremo a extremo ni ahora ni en el futuro. Como contó el CEO de Zoom, Eric, en un principio la idea es no ofrecer este encriptado a esos usuarios para poder trabajar junto con el FBI en el uso fraudulento y malintencionado de la app, algo por lo que han sido criticados duramente. Ahora Alex Stamos ha querido dar otro enfoque a esta decisión para alejar el fantasma del control de las autoridades en el desarrollo de las conversaciones en la aplicación. Desde el punto de vista de Stamos, la decisión que se ha tomado no ha sido fácil, y han tenido que tomarla asumiendo un “difícil equilibrio” para poder ofrecer una mejora en la privacidad a la vez que se limita el abuso por parte de algunos usuarios que puedan hacer un mal uso de la herramienta y el nuevo cifrado.

 

Entre los usos incorrectos a los que se refiere, se citan los discursos de odio o la sobrexposición de los más pequeños entre otras muchas situaciones delictivas que pueden llevarse a cabo. Por esa razón cuando se utiliza una dirección de correo de “usar y tirar” para hacer una conversación en Zoom, si el nivel de encriptación es mínimo, será más sencillo para las autoridades como la Policía actuar contra los usuarios que hagan un mal uso de la red y que además sean reincidente. Con un encriptado de seguridad total en las cuentas gratuitas, sería imposible rastrear a esas personas que no utilizan la aplicación para lo que ha sido diseñada, sino para cometer actos delictivos. De esta manera se puede resumir que con la decisión de Zoom pagan “justos por pecadores”.

Zoom asegura que esta decisión no acabará con el uso ilícito de la aplicación, pero que sí ayudará a reducir estas situaciones. Recordando a su vez que Zoom nunca va a grabar de forma proactiva una conversación, que no lo hace ahora ni lo hará en el futuro, aunque lógicamente si el requerimiento viene de las autoridades serán colaborativos.