La firma neoyorkina Supreme se ha convertido en algo más que un referente de la ropa urbana, siendo uno de los máximos exponentes del consumo salvaje que aprovecha la popularidad de la marca para crear productos únicos y extravagantes a la vez. El catálogo de la firma es uno de los eventos consumistas por excelencia del año, ya que en este catálogo podemos encontrar todo tipo de objetos donde la marca Supreme es la protagonista. La fiebre por Supreme ha llegado hasta tal punto que en su momento lanzó un ladrillo al mercado, con su logotipo, que se vendía en las tiendas de la marca por treinta dólares, y ahora hay algunos osados en ebay que piden hasta 500 dólares por ellos. Esa es una muestra de lo que significan los productos de Supreme. Ahora hemos conocido un nuevo producto que nos toca muy de cerca, porque se trata de un teléfono móvil, tal cual, nada de smartphone.

Un móvil básico para un producto exclusivo

Los productos de Supreme no se venden por una fortuna de partida, pero sí que su producción limitada hace que muchos de sus objetos del catálogo alcancen precios muy altos pasado un tiempo, y quien sabe, este nuevo teléfono móvil de la firma podría ser uno de esos móviles codiciados por los coleccionistas. Pero no podemos esperar un smartphone, sino un móvil tan simple como aquellos con los que nos iniciamos muchos en esto de la telefonía hace ya más de dos décadas. Es un móvil clásico, sin pantalla táctil, con teclado físico, y parece una versión remarcada de uno de los móviles básicos de la marca BLU. Una especie de Nokia 3310, pero con menos glamour, eso sí, aunque a este no le gana a exclusividad.

El sencillo diseño del móvil de Supreme | Supreme

Aunque no se sabe nada del precio de este teléfono, sí que se conocen algunos detalles de su limitada ficha técnica. Como son capacidades de conectividad 3G, no esperemos 4G, así como una cámara de fotos integrada y compatibilidad con doble SIM. Además viene con una tarjeta de memoria de 16GB incluida para ofrecernos el mayor almacenamiento posible. Se trata por lo que parece de una versión remarcada del BLU Zoey que cuenta con una pantalla de 2.4" y una memoria interna de 128 megas. Como veis es de todo menos un móvil sofisticado pero parece que precisamente es el móvil la justificación para el que seguramente será un precio elevado.

El atractivo está en su diseño, tanto en color rojo como negro, y el logotipo de Supreme atravesando toda la carcasa del teléfono con un gran tamaño. Ese es el verdadero valor del teléfono, que si tenemos en cuenta que el precio de un simple ladrillo con su marca era de 30 dólares, qué no podrá costar un teléfono móvil, que aunque no es precisamente inteligente, no deja de ser un gadget y dispositivo de lo más popular, y también codiciado en el caso de coleccionar. Así que esperaremos con expectación el anuncio de un precio que se nos antoja será tan exclusivo como el propio logotipo de la marca en sus diferentes productos que vende como si fueran auténticas joyas.