La mayoría de fabricantes de teléfonos móviles suele ofrecer dos grandes lanzamientos de móviles de gama alta al año, o buques insignia como los conocemos también. En el caso de Huawei este año hemos visto la llegada al mercado de los Huawei P40 y es de esperar que en la segunda mitad, hacia el mes de octubre o noviembre conozcamos el Huawei Mate 40. Aunque es muy posible que este lanzamiento se retrase, lo que podría afectar a su vez a los siguientes lanzamientos de la firma china, como consecuencia de las sanciones impuestas por Estados Unidos a diferentes proveedores de Huawei.

El veto impuesto a TSMC, principal responsable

Como sabéis, Estados Unidos no se ha conformado con vetar la colaboración de Google con Huawei, impidiendo la posibilidad de llevar las apps o servicios de la firma norteamericana en sus móviles, algo que ha lastrado mucho el mercado de Huawei en occidente. Porque hace unas semanas ese veto se extendió a la empresa taiwanesa TSMC, que es el fabricante de los procesadores Kirin diseñados por la propia Huawei. Con este panorama ahora conocemos que Huawei habría pedido a sus principales proveedores que retrasen la producción de componentes para sus modelos más destacados.

Huawei Mate 30 | Huawei

Esta decisión se toma porque desde Huawei creen que tras las recientes sanciones es más que probable que se produzca algún corte en la línea de suministro para la producción de sus nuevos móviles topes de gama. Concretamente las informaciones que ahora llegan de China apuntan a que sería el Huawei Mate 40 el principal damnificado de esta decisión de la compañía. En general Huawei ha ido reduciendo los pedidos de componentes para la producción de sus próximos móviles el próximo trimestre. Por tanto según estas mismas informaciones se espera que el Huawei Mate 40 se retrase al menos uno o dos meses.

Esto nos llevaría a una presentación o lanzamiento del Huawei Mate 40 para el mes de diciembre, y quien sabe incluso si enero. Algo que podría trastocar mucho los planes de Huawei para el próximo 2021. Porque si tenemos en cuenta que el P50 debería llegar en el mes de marzo más o menos, lo más lógico es que también se retrasara para que el Mate 40 contara con su propio espacio en el mercado.

Huawei estaría buscando una alternativa a TSMC

El problema de Huawei ahora mismo es que no cuenta con la posibilidad de fabricar nuevos procesadores, ya que aunque los diseña la propia empresa, es TSMC la empresa que los fabrica. Y aunque se había especulado hace pocas semanas que los procesadores del Huawei Mate 40 no corrían peligro al haber sido ya encargados por Huawei, ya que la sanción comienza en el mes de septiembre, puede que exista la posibilidad de finalmente estas sanciones acaben afectando a su fabricación. Así que Huawei ahora mismo está buscando alternativas para la fabricación de sus propios procesadores, algo que no es tarea fácil, y que le costará una fuerte inversión en el medio plazo. Aunque lógicamente de lograr autonomía en este aspecto Huawei saldría reforzada de cara al futuro.