Hoy en día en España contratar una línea móvil es algo de lo más sencillo. Incluso desde una página web no tienes más que introducir tus datos bancarios, como mucho enviar una fotocopia del DNI, y en unos días recibes la nueva tarjeta SIM con el número en tu casa. Pero los ciudadanos chinos ahora están comprobando que su gobierno ha cambiado las reglas del juego en este aspecto, y ahora va a ser más exigente con aquellos que contraten una nueva línea de móvil, hasta el punto de que exigirá que se escanee el rostro de los solicitantes de los nuevos números de teléfono.

¿Por qué quieren escanear el rostro?

Será a partir del próximo 1 de noviembre cuando los operadores chinos tengan que escanear el rostro de los propietarios de nuevas líneas de teléfono móvil. Esta medida ha sido anunciada por el Ministerio de Industria y Tecnología chino en un comunicado emitido el pasado 27 de septiembre. Como es habitual, este tipo de acciones se engloban dentro de una estrategia para “salvaguardar los derechos e intereses legítimos de los ciudadanos en el ciberespacio” así como para controlar el fraude electrónico y en Internet, según el gobierno chino.

El iris ya no es suficiente | Pixabay

Esta nueva normativa también prohíbe por defecto que los números sean traspasados a otras personas para que los utilicen, y en caso de hacerlo, siempre se debe verificar que el teléfono se está utilizando con el consentimiento del propietario, de ahí este registro de rostros. Aquí en España lo mínimo que te van a pedir al dar de alta una línea móvil es el DNI, que deberá escanear el operador para verificar la identidad que está haciendo la contratación. Evidentemente China es pionera a la hora de escanear el rostro de las personas que contratan una nueva línea móvil.

Como es lógico, la adopción de este sistema por parte del gobierno chino no ha sentado del todo bien a los ciudadanos, que están un tanto molestos con la posibilidad de que sus datos, en este caso el escaneo de su rostro pueda utilizarse para controlar aún más a la sociedad y todos los movimientos que hacen cada uno de los ciudadanos, coartando así la libertad de estos. Hace unos años la anterior normativa ya contemplaba la grabación de un vídeo breve de aquellas personas que solicitaban una nueva línea desde una página web. A pesar de ello, según los detractores de estas medidas, no ha descendido el fraude en este tipo de transacciones, lo que demuestra que no es una medida especialmente disuasoria.

Muchos ciudadanos chinos creen que tras las buenas palabras del gobierno de su país justificando estas medidas en pos de los derechos de los ciudadanos, creen que se utilizarán para todo lo contrario, recortar libertades y ejercer un mayor control sobre las actividades y la vida de los ciudadanos. En cualquier caso que te escaneen el rostro no tiene por qué ser malo, como en todo, es el uso de esta información la que convertirá el proceso en una amenaza a la libertad individual o no.