Cuando llega la noche y miras tu teléfono móvil ocurre lo inevitable en estos tiempos que corren: después de estar todo el día dándole caña, mirando aplicaciones, enviando mensajes por WhatsApp y viendo vídeos virales, resulta que no te queda batería para hablar con esa persona con la que habías quedado por Tinder. ¡Maldición!

Si esto te ha ocurrido alguna vez, entonces los trucos que te damos aquí te van a interesar muy mucho. No hace falta haber hecho un máster en Harvard para saber que, cuanto menos utilices tu teléfono móvil a lo largo del día, más batería te quedará cuando llegue la noche. Sin embargo, no se trata de que uses menos el teléfono móvil, sino de que lo utilices igual y tengas más batería.

Para ello, hemos recopilado una serie de consejos fáciles y, a la vez, hemos desmitificado algunos que se daban antes, cuando las baterías de litio se iban estropeando dependiendo de la manera en la que la cargabas.

Gracias a estos pequeños trucos, tu batería te aguantará un poco más, dándote ese extra que necesitas para llegar con ella hasta el final del día.