El pasado sábado 1 de febrero, a las 01:00h. de la noche (en España), se daba por terminada la relación de Reino Unido con la Unión Europea. Casi cinco décadas (47 años) de productiva colaboración que ha hecho prosperar a ambas partes y que, por cuestiones que no vienen al caso, se ha terminado. Un acontecimiento histórico que nos ha tocado vivir y que no se trata solo de un titular llamativo, sino de una decisión que acarreará consecuencias importantes para todos los ciudadanos que en alguna ocasión queramos desplazarnos hasta aquel país, sobre todo si deseamos utilizar el teléfono móvil como si estuviéramos en Barcelona, Valencia, Bilbao, Madrid, etc.

Precisamente, uno de los grandes logros que la Unión Europea había conseguido en los últimos años era que los precios del roaming desaparecieran y que nuestras tarifas de voz y datos no se encarecieran ni un céntimo cuando viajamos por todos los países del continente. Algo que incluyó a Reino Unido y que por desgracia va a cambiar en los próximos tiempos.

Finaliza el roaming en Europa | Agencias

De primeras, lo que hay que decir es que si tu viaje a Londres, Edimburgo, Liverpool, etc. tendrá lugar a lo largo de este año 2020, entonces no debes preocuparte por nada ya que hasta el 31 de diciembre la pertenencia de Reino Unido a la llamada 'Roam like at Home' está garantizada. No tendremos que apagar los datos 4G de nuestro teléfono al pisar suelo británico, ni temer porque con cada llamada (o mega de datos) tengamos que pagar un sobrecoste que abulte nuestra factura a finales de mes.

¿Y tras el 31 de diciembre qué pasará?

Será el 1 de enero de 2021 cuando comiencen a aparecer los primeros nubarrones, con una serie de incógnitas que se pueden ver ya en el horizonte porque ese será el instante en el que Reino Unido deje de permitir el uso de nuestras tarifas nacionales en su territorio. Eso es en teoría porque existen tres posibilidades: que las principales operadoras británicas y europeas lleguen a acuerdos (individuales) para abaratar el coste del roaming y que sea mucho más accesible que lo era en el pasado; que se mantenga un escenario parecido al del 'Roam like at Home' donde los nacionales de cada país pueden usar sus tarifas locales sin restricción; o una tercera que es la peor de todas, un retorno a la situación que hemos estado viviendo hasta hace apenas diez años, con precios elevados.

Aun así, como os decimos, lo que ocurra a partir de ese 1 de enero de 2021 se irá conociendo en los próximos meses cuando se alcancen los diferentes acuerdos entre los actores de ambas partes porque, quién sabe, lo mismo nos encontramos con que las cosas siguen como hasta ahora o, por el contrario, no hay un acuerdo y se quiere volver a la situación anterior donde, al problema de no estar permanentemente comunicados, teníamos que añadir el coste de las facturas de varios días fuera de nuestras fronteras.