MEJOR QUE UN PISAPAPELES MUY CARO

MEJOR QUE UN PISAPAPELES MUY CARO

Resucita tu portátil viejo convirtiéndolo en un 'chromebook' con el sistema operativo de Google

Chromium OS, la versión libre del sistema operativo de Google para ordenadores, es perfecto para resucitar un ordenador viejo que ya no es capaz de cargar con el pesado Windows ¿Va lento y estás pensando en desterrarlo? Conviértelo en un 'chromebook' y le darás una segunda vida. Te enseñamos cómo hacerlo.

Chromium OS
Chromium OS | Agencias

Dichosa obsolescencia programada. Con los móviles, los ciclos de renovación que imponen las tecnológicas se ven muy claros (iPhone 4, 4S, 5, 5S, 6; Galaxy S4, S5, S6; Nexus 4, 5, 6...), pero con los ordenadores, aunque la estrategia sea un poco más sutil, sucede más o menos lo mismo. De hecho, tras un par de años a tope, las máquinas empiezan a fallar (adiós, ventiladores; 'ciao' teclado) y el 'software' básico, sobre todo el sistema operativo, comienza a demandar unos recursos de los que tu (no tan) viejo portátil ya no dispone.

Microsoft anuncia que se acabaron las actualizaciones para Windows XP e inmediatamente tu portátil se convierte en un imán de 'malware' o un carísimo pisapapeles. También puedes tomar el toro por los cuernos, tú decides. Linux ha sido tradicionalmente el refugio de los desencantados con Apple y Microsoft. Ahora, es otro gigante el que parece estar dispuesto a echar un cable: Google y su sistema operativo Chrome OS se postulan como una alternativa cada vez más firme.

Las ventas se dispararon durante las pasadas Navidades. Según los datos de Amazon, Papá Noel y los reyes de Oriente dieron buena cuenta de los ordenadores equipados con este 'software'. Los tres portátiles más vendidos fueron 'chromebooks', probablemente por su asequible precio: el portátil que arrasó en ventas, el Acer C720, rondaba los 200 euros.

Ser baratos no es la única ventaja de los ordenadores con sistema operativo Chrome OS: también ofrecen un gran rendimiento, porque casi todo se ejecuta en la 'nube' (sobre todo en la de Google, eso sí), y por la misma razón consumen muy poca batería. Por eso mismo son una opción muy a tener en cuenta para los que quieren resucitar una máquina antigua que ya no tira tan bien con Windows o Mac OS.

Si estás dispuesto a renunciar a los típicos programas de escritorio o te conformas con sus versiones 'online' (aquí la de Office y aquí la de Photoshop), el procedimiento para convertir tu portátil en una máquina con alma de Google es bastante sencillo.

Primero, un matiz: no instalarás Chrome OS tal cual porque solo lo incorporan los auténticos 'chromebooks'. Tendrás que conformarte con la versión libre Chromium OS, que es prácticamente el mismo 'software' aunque está un poco menos pulido. Es compatible con gran cantidad de ordenadores, pero podrías tener la mala suerte de que el tuyo lo rechace. Lo sabrás si no te deja ejecutarlo o si fallan el 'trackpad', la 'webcam' o la wifi.

Hecha esta aclaración, comenzamos. Lo primero que tienes que hacer es entrar en esta página y descargar la última versión estable de Vanilla (Chromium OS) para tu sistema operativo actual. Si la versión más reciente no funcionara con tu máquina, repite el procedimiento con las anteriores: tras un poco de ensayo y error, lo más probable es que lo acabes consiguiendo.

Una vez descargado Vanilla, hazte con un 'pendrive' de al menos 4GB y déjalo vacío: tendrás que formatearlo (botón derecho, clic en “Formatear” y elige FAT 32), así que asegúrate de copiar antes todos los archivos porque van a desaparecer. El siguiente paso, si no lo tienes instalado ya, es descargar Windows Image Writer. Su funcionamiento es de lo más intuitivo: seleccionas el archivo de Vanilla que acabas de descargar y haces clic en “Write” para que se grabe. Tardará un poco.

Ha llegado el gran momento. Inserta el 'pendrive' en el ordenador que quieres resucitar y enciéndelo, pero no dejes que se ejecute Windows. Pulsa la tecla que te indique durante el arranque para entrar en “Setup” o “BIOS” (varía en función del fabricante, pero será algo parecido). Una vez dentro, busca la pestaña de configuración “Boot Priority” y cambia el orden para que “USB Drive” quede por encima de “Hard Disk”.

Con esto lo que habrás conseguido es que el ordenador se inicie con el sistema operativo que hay en tu pincho, es decir, Chromium OS. Te pedirá que introduzcas tu cuenta de Google y la contraseña, y que te conectes a una wifi. Si todo marcha bien, ya puedes probar el 'software'; si no, lo dicho: prueba con una versión más antigua de Vanilla.

¿Es lo que buscabas? Entonces procedamos a instalarlo y digamos adiós por siempre a Windows. Es extremadamente sencillo. Pulsa la combinación de teclas Ctrl+Alt+T para que aparezca la línea de comandos, escribe “install” y pulsa Enter. Si te pide una contraseña, introduce “facepunch”. ¡Eso es todo! La próxima vez que inicies el ordenador, ya sin necesidad de 'pendrive', será un 'chromebook' casero. Ni imán de virus ni pisapapeles de lujo ¿A que ha sido fácil?

David G. Ortiz | @gomezortiz | Madrid | 13/03/2015

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.