TecnoXplora » Internet

INTERNET

Este nuevo malware ruso toma el control del micrófono o la cámara de nuestro móvil

Puede camuflarse en nuestro terminal y tomar su control fácilmente.

Malware Android

Pixabay Malware Android

Publicidad

No hay semana en la que lamentablemente no nos topemos con un caso de malware en nuestros móviles, sobre todo si se trata de un Android. Y no decimos que nos afecte directamente, sino que las amenazas basadas en este tipo de software son casi una constante en el caso del sistema operativo de Google. Su carácter abierto hace de él una presa fácil para los hackers. Como en este caso con un nuevo malware de origen ruso, que ha sido descubierto ahora con unas prácticas realmente peligrosas sobre nuestros teléfonos móviles. Y es que puede tomar el control de muchos aspectos del terminal.

Una verdadera amenaza

Ha sido una vez más una empresa de seguridad, Lab52, la que ha dado con este malware de origen ruso. Una vez más, ha sido creado para espiar a las víctimas y para hacerse con la mayor cantidad de información posible por parte de ellos. Como suele ser habitual, el malware viene integrado en algunos archivos APK, ya sabéis, los paquetes de instalación de las apps Android, y que pueden tener una apariencia inofensiva para cualquier usuario medio. Al instalar estas apps, es cuando el malware toma el control de nuestro móvil, y se desencadena el caos calculado por los hackers.

Teléfono con malware
Teléfono con malware | Creative Commons

El problema es que cuando se instala uno de estos APK aparentemente inofensivos, el software es capaz de instalar a su vez otro APK, con el malware integrado, y del que no tendremos conocimiento, y que será el que en realidad tome el control del teléfono. Se puede camuflar dentro de los procesos que está ejecutando el móvil como “Administrador de procesos” momento en el que comienza a hacer de las suyas en el terminal. Esto quiere decir que se otorga para sí mismo los permisos de algunos de los aspectos más importantes del teléfono, que los hackers pueden usar a su antojo.

El más peligroso sin duda es el del micrófono. Ya que de esta forma van a poder escuchar todo lo que decimos, o todo lo que se escucha a nuestro alrededor, algo que podría dar con algunas situaciones comprometedoras, que posteriormente podrían ser usadas por los hackers para extorsionarnos. Pero también puede tomar el control de la cámara de fotos, tanto la delantera como trasera. Y todo ello sin que nosotros notemos nada en el teléfono, sencillamente, lo utilizaremos normalmente sin que lleguemos a advertir que algo está cambiando dentro de él.

El problema de estas aplicaciones es que buscan la manera de esconderse en nuestro móvil, evitando así que podamos borrarlas como cualquier otra app. Y eso es precisamente lo que hace este malware, que se volatiliza del teléfono y no aparece en ningún lugar desde el que podamos desinstalarla fácilmente. Por tanto es la pescadilla que se muerde la cola, porque toma el control de nuestro móvil, de gran parte de sus áreas más importantes, y después desaparece sin que tengamos otra opción que borrar el móvil entero para que este malware pueda desaparecer de él y deje de hacer fechorías.

Publicidad