En Apple hacer las cosas bien y hacerlas cerradas son características inseparables, y en la keynote de esta semana en la Conferencia de Desarrolladores se han hecho más evidentes que nunca con un solo objetivo: acabar con Android. Irónico, pues Google vuelve a ser su buscador por defecto…

Una de las maneras en las que Apple ha decidido plegarse sobre sí misma para dar la espalda a todo el mundo es Metal, su nueva API para desarrollo de videojuegos que promete hacer un uso más inteligente de sus plataformas móviles para gastar menos batería a la vez que permite mostrar mejores gráficos en los mismos procesadores que tienen ahora mismo el iPhone 5S, el iPad Air y el iPad Mini, solo que actualizados a iOS 8, por supuesto.

La idea con Metal es que los desarrolladores se centren más en hacer juegos para sus dispositivos y que puedan sacar mucho más de ello sin tener que hacer sacrificios en cómo se ve o cómo se juega o cuánto gasta reproducir tales gráficos. La demostración in-stage de Epic, compañía famosa por su motor de videojuegos, el Unreal Engine, fue alucinante y está basada en estas ideas.

¿Cuál es el problema? Como no quiero ponerme muy técnico, resumamos esto de la forma más clara: Apple ha prescindido de Open GL en favor de su API cerrada para hacer juegos. ¿Qué es Open GL? Es la base sobre la que es construyen gráficos 2D y 3D que sirve para desarrollar videojuegos. No es la única API. Seguro que os suena DirectX, la que usan los juegos en Windows. Pues esto es lo mismo.

width=

¿Tan grave es que Apple use su propia librería para desarrollar juegos? No y sí. No es grave porque es algo que hacen muchas plataformas. No es lo mismo hacer un juego en PlayStation 4 que en Xbox One, por ejemplo, igual que tampoco lo es hacerlo para PC que para Mac. El problema no es este, es que los desarrolladores de videojuegos son quienes pagan que cada sistema entienda un idioma diferente a la hora de hacer juegos.

El gran perjudicado de Metal y de este movimiento de Apple, como os lo habréis imaginado ya a estas alturas, es Android. Para empezar, Apple llevaba ya la ventaja en cuanto a juegos se refiere. Su plataforma es más difícil de piratear que Android, donde la mayoría de juegos tienen que ser gratuitos y con publicidad porque nadie paga un duro por un juego. En otras palabras, en Apple se saca pasta con los juegos más fácilmente que en Android.

Si aplicamos este razonamiento a que ahora, debido a Metal, los juegos para Apple dejarán de estar desarrollados en un lenguaje común que compartían, más o menos, con Android; lo más probable es que Android reciba aún menos juegos que ahora, que los recibe, pero tarde y con publicidad.

width=

Quizá salga pronto algún desarrollador de juegos a negar lo que yo digo, pero este movimiento, además de favorecer la creación de videojuegos para la AppStore de Apple, perjudica y mucho su posterior adaptación a Android. Los desarrolladores con grandes recursos, como King ('Candry Crush Saga') o Rovio ('Angry Birds') no tendrán demasiados problemas para adaptarse, ¿pero los más pequeños? Es posible que empiecen a prescindir de Android. Ya puede Google ponerse las pilas con esto...