TecnoXplora » Internet

NOS VALE HASTA EL DNI 3.0.

Diez tecnologías futuristas para acabar con las dichosas contraseñas

Cualquier cosa sería más cómoda que recordar un sinfín de combinaciones de letras, números y símbolos. Tus ondas cerebrales, un tatuaje, el 'flash' de tu móvil y hasta los mismísimos 'selfies' se postulan como alternativas a la tradicional contraseña.

Genera tus contraseñas seguras y protégelas...

TecnoXplora Genera tus contraseñas seguras y protégelas...

Publicidad

Venga, la retahíla de consejos de rigor: no utilices la misma contraseña para todo, procura que contenga números y símbolos, cámbiala de cuando en cuando y huye como la peste de “12345”, tu fecha de nacimiento, número de DNI o el nombre de tu calle. Todo eso, ¡mal! Si no cumples con estas normas básicas, tienes un problema de seguridad. Lo sabes, pero te lo recordamos por si las moscas.

Ya hemos dicho lo políticamente correcto. Digamos ahora lo que muchos pensamos de verdad: las contraseñas son un engorro de aúpa. Demasiado esfuerzo para levantar un muro que un ciberdelincuente, si pone suficiente empeño, derribará de todos modos ¿Acaso no hay medidas de seguridad más modernas y eficientes? ¿Algo que sea más cómodo para el usuario y un poquito más difícil de burlar?

Pues sí, hay un sinfín de alternativas a las contraseñas, cada una con sus ventajas y sus inconvenientes, e incluso algunas que parecen sacadas de la ciencia ficción. Hagamos un repaso:

El 'flash' de tu móvil

Señales luminosas que viajan cifradas desde tu 'smartphone' hasta un lector capaz de interpretarlas: es la alternativa que aporta la fotónica y que implementa, entre otras compañías, la 'startup' española Lightbee. Cómoda, barata y segura (al menos de momento).

Tu huella dactilar

Ya hemos visto este tipo de identificación biométrica en los últimos modelos de iPhone, que incorporan un sensor en el botón 'Home' para identificar tu huella dactilar. Según Apple, “es la contraseña perfecta porque siempre la llevas encima y nadie puede adivinarla”. Los investigadores que han logrado burlar el sistema en repetidas ocasiones parecen no estar de acuerdo.

Sensor de huellas de Apple

Tu timbre de voz

“Querido Facebook, soy yo, Pepito. Quiero entrar a cotillear las fotos de gente a la que no conozco en persona”. Y la red social aparece ante los ojos de Pepito como por arte de 'Ábrete, Sésamo'. Así de fácil sería identificarse ante una máquina si cambiáramos las contraseñas por el reconocimiento de voz ¿Y si nos graban?, te preguntarás. No debería pasar nada: los sistemas más sofisticados son capaces de diferenciar al verdadero Pepito de un Pepito enlatado.

Tus ondas cerebrales

Aún más fácil. Ni siquiera tienes que abrir la boca: basta con que pienses en tu contraseña (que será más bien un comportamiento, algo del tipo “mover un dedo hacia arriba”) y la máquina será capaz de identificarte analizando tus ondas cerebrales con un aparato parecido a unos auriculares grandes. Las gracias por el prototipo se las das a Berkeley.

brainwave-authentication

Tu forma de mover el ratón

Cada uno manejamos el ratón de un modo diferente. Yo, por ejemplo, tengo un tic: cuando estoy en espera, pulso compulsivamente el botón izquierdo. Y seguro que tú, aunque no lo hayas notado, también mueves la herramienta de una forma singular. Por eso algunos expertos en seguridad la consideran una fantástica señal biométrica para identificar al usuario. No tendrías que hacer nada: el ordenador sabría que eres tú por cómo acaricias su accesorio.

La palma de tu mano

“¿Mi contraseña? La llevo en las venas”. Solo por pronunciar estas palabras sin estar mintiendo ya merece la pena dar una oportunidad a esta tecnología de Fujitsu. Cual quiromante electrónico, el aparato desarrollado por la compañía lee las líneas de tu mano en busca del patrón de tus venas (que no de tu futuro). Para ello utiliza una cámara infrarroja capaz de ver lo que hay debajo de tu piel.

Un 'selfie'

Si al hombre de confianza de Obama en materia de ciberseguridad le parece bien, ¿quién somos nosotros para dejar las autofotos fuera de esta recopilación? Michael Daniel, que así se llama el experto, valoró la posibilidad de controlar los accesos en la Casa Blanca mediante lectores capaces de reconocer el rostro en una foto. Los hombres del presidente solo tendrían que mostrar un 'selfie' para acceder a las habitaciones restringidas.

Un tatuaje

Si tienes un Moto X, puedes usar un tatuaje para desbloquear tu móvil sin introducir engorrosos patrones o contraseñas. Ya te lo contamos en su día: una pequeña lámina adhesiva de níquel con tecnología NFC permite al usuario identificarse con solo aproximar el terminal a su piel.

Una pastilla

De nuevo Motorola está detrás de esta idea surrealista. En lugar de introducir claves imposibles de memorizar, te tomas una píldora de identificación después del desayuno y ya estás listo para demostrarle a cualquier máquina que eres su legítimo dueño. Aunque parezca mentira, las autoridades sanitarias de EEUU aprueban este invento.

El DNI 3.0.

Funciona con tecnología NFC -igual que el citado tatuaje (y tantas otras cosas)-, así que no hace falta utilizar un lector para identificarse con el nuevo carné de identidad. Ese era el gran inconveniente de su predecesor, que fracasó estrepitosamente ¿Tendrá más suerte la versión recién presentada? En plena era móvil, cabría suponer que sí, pero con estas cosas nunca se sabe...

Publicidad