PROTEGE TUS DATOS PERSONALES

PROTEGE TUS DATOS PERSONALES

La información que deberías ocultar y podrías estar mostrando en tus selfies

La cultura del selfie, el afán de mostrarnos o el postureo nos está llevando a adoptar comportamientos de riesgo que convierten ese esperado evento del que pretendemos presumir en un disgusto de incuantificable magnitud. En esos selfies a veces exponemos datos e información que no se debe y luego vienen las consecuencias.

El peligro de los selfies
El peligro de los selfies | Silvia Barrera

Seguro que te interesa

Atención, “Peligro de selfie”.

Hay determinada información e imágenes que nunca deberían aparecer en tus redes sociales. Si te vas a Nueva York de vacaciones y sientes la imperiosa necesidad de contárselo al mundo, con decirlo es suficiente, no hace falta que lo “acredites documentalmente”. Te creemos igual.

También aparecen imágenes sobre partes de nuestro cuerpo que permiten las identificaciones pero ojo, no es tan fácil como se cuenta en muchos artículos. ¿Técnicamente es posible? Si, como lo es o será llegar a Marte. Otra cosa es que, en la actualidad exista tecnología o aplicaciones que permitan hacerlo con facilidad.

De menor a mayor riesgo, vamos a ver los casos en los que el postureo nos puede jugar una mala pasada y la verdadera realidad a la que nos exponemos, de momento.

¡Pero qué ojazos tengo!

El iris. Es el método biométrico de reconocimiento más exacto, incluso más que las huellas digitales o el ADN, ya que permite una identificación precisa en segundos. Se usa de forma restringida: aeropuertos, bases militares u otros controles de acceso más estrictos, y se prevé, por su exactitud y seguridad, que sea el más usado en un futuro.

¿Por qué no se puede copiar el iris? Se lee a través de una luz infrarroja porque el alcance necesario para llegar a esta capa y detecta las líneas negras u oscuras del iris así que, de momento, el postureo “ojazos” no supone ningún peligro.

Huellas dactilares y los gestos que hacemos con las manos.

Al igual que el iris, cada persona tiene una huella dactilar diferente por las condiciones genéticas de desarrollo. Se usa ya en muchos dispositivos como smartphones, IPADs, tabletas, tornos de accesos para entrada en edificios, aplicaciones de banca online, cajeros, como factor de autentificación, aeropuertos, etc.

La identificación se produce a través de un escáner óptico y se toma una fotografía digital precisa de la yema del dedo o zona digital, convirtiendo ese escaneo de patrones que traducen la distancias entre crestas, ángulos, colores, forma, etc. en un código alfanumérico único.

Si me hago un selfie con el signo de “victoria”, copiarán las yemas de mi dedo. Que no te cuenten historias. Hay motivos suficientes para que esto no le suceda a un usuario a través de sus redes sociales.

Primero. Tiene que ser una cámara con una gran resolución y nitidez para que eso sea posible. El escaneo de tu huella digital tiene que capturar con precisión el detalle de tu huella: brillo, contraste, las crestas y otras características. Esa nitidez no la proporciona la foto de un móvil a partir de cierta distancia.

Segundo. Si las fotos se suben a una red social conllevan una pérdida de resolución, probablemente la suficiente para no poder advertir la huella digital a más de 20 cm de distancia.

Veamos la diferencia:

Dedos en un selfie | Silvia Barrera

Trasplantar una huella sin que pierda algunos de sus puntos característicos es complejo así que, salvo que la foto tenga la resolución y esté tomada con la misma calidad que la foto tomada a 6 cm, e incluso, 80 cm, será difícil reproducir la huella original. Cuantos menos resultados de comparación entre huellas usemos, más probabilidad habrá de obtener resultados erróneos o falsos positivos.

Un grupo de hackers dijo durante su convención anual en Hamburgo, Alemania, que es posible reproducir la huella dactilar de su Ministra Úrsula von der Leyen, tomada a partir de una simple fotografía usando un software disponible en el mercado llamado “VeriFinger”. Si la fotografía es la siguiente, es imposible:

Captura del tuit de @johannesboie en el que se afirma que esta foto es suficiente para capturar la huella digital | Twitter

Los especialistas en biometría afirman que para que exista la posibilidad de que obtengan nuestra huella dactilar a través de una foto, debe de tomarse a muy alta resolución, con los dedos frente a la cámara y lo suficientemente cerca para que la estructura sea visible, con una iluminación adecuada y de calidad alta. Luego, ¿Es posible? Sí, pero solo bajo esas premisas.

Códigos QR y códigos de barras.

Es el Top Ten del selfie-postureo; mostrar tarjetas de embarque y entradas a eventos. Con una simple observación y una imagen nítida de las mismas, se puede obtener mucha información a través del código de reserva o el mismo código QR o código de barras. No podrás viajar en su lugar porque necesitas mostrar la identidad pero a través del checking online podrás cambiar asientos, cancelar o cambiar vuelos, aplicar recargos y obtener información confidencial de la reserva como datos de identidad, numeraciones bancarias, etc.

Tarjeta de embarque | Silvia Barrera

¿Hay algo peor que hacerse un selfie-postureo con esta información?

Sí. Con poner el hashtag #boardingpass, #entrada #creditcard en una red social como InstaGram, Twitter o Facebook, te aparecerán “divertidos perfiles” donde inconscientes publican información como la siguiente (luego, no se sabe por qué motivo, les aparecen cargos ilegítimos).

Tweet que muestra una tarjeta de embarque | Twitter

¿Y hay algo peor que lo anterior?

Foto del DNI de un ciudadano | Silvia Barrera

Aun así, y en los dispositivos que cuentan con esta funcionalidad, es recomendable que utilicemos la doble autenticación o autentificación combinada mediante algo que eres: una huella digital, algo que sabes: una contraseña y algo que tienes: un email o teléfono.

Detección de huella digital | Silvia Barrera

Seguro que te interesa

Silvia Barrera | Madrid | 08/02/2017

Más noticias

Los mas vistos

TECNOXPLORA | INTERNET, CIUDAD CON LEY

Silvia Barrera

Me llamo Silvia Barrera y llevo trabajando en ciberseguridad más de 10 años. He luchado contra el cibercrimen durante muchos tiempo y he participado en investigaciones internacionales en INTERPOL y EUROPOL así que conozco muy bien cómo actúan los cibermalos. La gran mayoría de los ciberdelitos se podrían haber evitado si los usuarios conocieran los peligros reales de la RED. Prevenir siempre es mejor que ver sufrir a sus víctimas. Tienes a tu disposición el correo ciudadconley@atresmedia.com donde puedes hacerme llegar los casos más extraños o novedosos que conozcas.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.