TecnoXplora » CienciaXplora » Ecología

DESARROLLAN SOFTWARE ESPECÍFICO PARA PROMOVER EL AHORRO DE AGUA

Un SMS para proteger las Tablas de Daimiel

La organización conservacionista WWF ha instalado en cultivos de 200 regantes de Daimiel tecnología para evitar la extracción masiva de agua en el sobreexplotado acuífero 23. La medida logra ahorros de entre el 10% y el 14% en el riego.

Parque Nacional de las Tablas de Daimiel

Agencias Parque Nacional de las Tablas de Daimiel

Publicidad

"Si no se protege el agua por sentido común, que sea por razones económicas”, zanjaba la semana pasada en el Parque Nacional de las Tablas de Daimiel el secretario general de WWF en España, Juan Carlos del Olmo. La organización conservacionista ha elegido uno de los enclaves más simbólicos de la falta de diálogo entre desarrollo económico y conservación para intentar convencer a los agricultores, con tecnología, de que menos, es más.

Daimiel ha vivido al límite en los últimos años por la extracción masiva de agua del acuífero 23, una enorme reserva de agua dulce subterránea que alimenta el humedal y que ha sido el grifo de los agricultores de esta zona de cultivo de regadío ya que no pagan por ella, sólo por la energía que gastan en bombas para extraerla.

Tras décadas sin agua, Daimiel se secó en 2005 y cuatro años después, durante la última gran sequía, las alarmas saltaron al arder parte del subsuelo. Las obras acometidas pararon el desastre. Para entonces ya se habían legalizado 4.000 pozos y comprado fincas. La lluvia hizo el resto. El excepcional periodo de lluvias de 2009 a 2012 ha hecho que el agua brote de nuevo en los ojos del Guadiana, pero los ecologistas estiman que no hay que relajarse. España alterna periodos de agua y de sequía, la cual volverá a la Mancha Húmeda.

Por ello, WWF puso en marcha el año pasado tres herramientas informáticas para mostrar a los agricultores que con menos agua pueden sacar adelante sus cultivos con la misma o mejor calidad. Optiwine es un sofisticado sensor instalado en tres explotaciones de viñedos de la zona que mide la humedad, temperatura, viento, radiación y evaporación. “El primer paso para reducir el consumo de agua es el conocimiento, y eso es lo que nosotros queremos aportar”, comenta el técnico de WWF Vicente Bodas a pie de un viñedo en Daimiel.

Cada una de estas torres de medición tiene un coste de entre 9.000 y 10.000 euros para una superficie de entre 20 y 30 hectáreas, de forma que una finca de 26 hectáreas ahorra con este sensor 3.000 euros anuales, además de mejorar la calidad de la uva, en un momento de creciente interés por el vino en la zona. Castilla la Mancha es la principal región vitivinícola española, con el 53,2% de la producción.

La situación extrema del Parque Nacional antes de las lluvias llevó a fijar un Plan Anual de Extracciones de los acuíferos sobreexplotados por la toma de agua de miles de pozos ilegales. La organización conservacionista se apoya en esta guía para estimar el consumo teórico de agua de los cultivos que se siembran cada temporada y realiza un plan individual de cultivos gratuito a los agricultores que lo soliciten. La herramienta se puso en marcha en Daimiel en 2012 y en estos dos años se ha ahorrado más de un millón de metros cúbicos.

Además, los regantes reciben un sms con las recomendaciones semanales de riego para cada cultivo que soliciten. El mensaje incluye información sobre el tiempo en horas de riego que precisa cada cultivo para cubrir sus necesidades, diarias o semanales, según el caso. La herramienta se ha ensayado este año en 12 parcelas de pimiento, cebolla, patata, maíz, sandía y melón del municipio de Daimiel, con un ahorro de 5.600 metros cúbicos de agua. “Sabemos que cinco comunidades de regantes no resuelven el problema del agua, pero es importante porque otros lo copiarán”, comentan desde WWF.

Publicidad