TecnoXplora » CienciaXplora » Ecología

LA VIDA BAJO EL HIELO

La carpa dorada sobrevive al invierno produciendo alcohol

Los peces dorados convierten el ácido láctico en etanol que expulsan por sus branquias. Gracias a ello, evitan perecer bajo estanques congelados sin oxígeno.

Los populares carpines dorados provienen de Asia

C Watts | Flickr Los populares carpines dorados provienen de Asia

Publicidad

Ciencia para TecnoXplora | Madrid
| 25.08.2017 11:22

Los humanos, como el resto de vertebrados, necesitamos oxígeno para sobrevivir. Sin embargo, las conocidas como carpas o peces dorados y los carpines, sus parientes salvajes, pueden vivir días e incluso meses bajo estanques cubiertos de hielo sin oxígeno. Esto se debe a que estos peces metabolizan los carbohidratos de una forma diferente.

A diferencia de otros animales, estos peces tan comunes en acuarios de todo el mundo convierten el ácido láctico producido anaeróbicamente en etanol. Después, lo expulsan a través de sus branquias, impidiendo así que el dañino ácido láctico se acumule en sus cuerpos.

Un grupo de investigadores de las universidades de Oslo y Liverpool han estudiado las carpas doradas y han resuelto el misterio por el que estos peces tienen esa peculiar capacidad para sobrevivir en entornos de bajo oxígeno en un estudio publicado en [[LINK:EXTERNO|||https://www.nature.com/articles/s41598-017-07385-4|||’Scientific Reports’.]]

Analizando los músculos de estos invertebrados, han descubierto que, en lugar de tener un conjunto de proteínas para canalizar los carbohidratos hacia la mitocondria y producir así energía, tienen dos. Uno de los conjuntos sigue la vía metabólica normal, pero el segundo está fuertemente activado por la ausencia de oxígeno y procesa los sustratos metabólicos para producir alcohol.

Los análisis genéticos sugieren que, hace ocho millones de años, una duplicación del genoma de las carpas doradas pudo provocar la aparición de esos dos conjuntos de proteínas.

Gracias a esa mutación, sobreviven durante los duros inviernos, evitando además ser depredados por otras especies. Así que según los investigadores, los peces dorados, tan habituales en los acuarios, son una de las mascotas más resistentes gracias al alcohol que producen.

Publicidad