TecnoXplora » CienciaXplora » Divulgación

CABEZADITAS DESCONCERTANTES

Las siestas pueden hacer que recuerdes cosas que nunca pasaron

Dormir juega un papel en la formación de falsos recuerdos: un estudio ha demostrado que una siesta diurna aumenta la probabilidad de rememorar hechos que no ocurrieron.

Persona durmiendo

Pixabay Persona durmiendo

Publicidad

Nuestra memoria no es perfecta y además de olvidar algunos recuerdos, en ocasiones incluso rememoramos hechos que en realidad nunca sucedieron. Según algunos estudios, el sueño influye en la formación de esos falsos y engañosos recuerdos.

Ahora, un grupo de investigadores de la Universidad de Lancaster (Reino Unido) han estudiado cómo los husos del sueño, es decir, las ráfagas de actividad cerebral que tienen lugar en la etapa 2 de sueño, influyen en la creación de esos falsos recuerdos. En concreto, esa etapa se caracteriza porque nuestra frecuencia cardiaca es más lenta que en la fase anterior y no hay movimiento ocular.

Para ello, mostraron a un grupo de 32 participantes una serie de palabras relacionadas precisamente con el sueño. Después, a algunos se les mandó a una habitación para que durmieran durante 90 minutos mientras un dispositivo monitorizaba su actividad cerebral. El otro grupo debía permanecer despierto viendo un documental sobre naturaleza o dibujos animados.

Posteriormente, todos los participantes leyeron de nuevo las mismas palabras, pero, además, se les mostró algunos términos nuevos relacionados con el tema que no habían escuchado anteriormente a modo de señuelo.

Tal y como esperaban los investigadores, aquellos participantes que se habían echado una siesta tenían una probabilidad mayor de formar falsos recuerdos (creían haber visto esas palabras nuevas antes) que los que habían permanecido despiertos.

El estudio, publicado en la revista ‘Neuropsychologia’, también sugiere que en concreto el hemisferio derecho del cerebro es más proclive a formar recuerdos falsos que el izquierdo. Ahora, los investigadores pretenden realizar nuevos experimentos con más participantes.para continuar investigando lo que ocurre en nuestro cerebro cuando dormimos toda la noche.

Además, dormir poco también influye en la formación de esos falsos recuerdos. Así lo señalaba un estudio publicado hace unos años en la revista ‘Psychological Science’: sus autores demostraron que la privación del sueño nos hace más susceptibles a recordar cosas que no han sucedido.

Así que si alguna vez el cerebro te juega malas pasadas y te hace rememorar lo que no es, intenta recordar que no eres el único y que dormir tiene mucho que ver.

Publicidad