CUESTIÓN DE QUÍMICA

CUESTIÓN DE QUÍMICA

Sexo, drogas y hormonas: por qué el cannabis afecta de distinta forma a hombres y mujeres

Diferencias genéticas y químicas en el cuerpo de personas y animales de distinto género provocan variaciones en la respuesta a los compuestos de la marihuana y la tendencia a desarrollar una adicción.

Hormonas como la testosterona y el estradiol influyen en la sensibilidad al cannabis
Hormonas como la testosterona y el estradiol influyen en la sensibilidad al cannabis | VaporVanity I Flickr

Lucía Caballero | @Lulucille_ | Madrid | 30/10/2018

El cuerpo humano funciona como una gran fábrica donde cada proceso está interrelacionado químicamente. Es por eso que cualquier variación, por ligera que sea, puede afectar a diferentes partes del organismo o manifestarse de formas insospechadas. Ocurre, por ejemplo, con el cannabis: ¿qué importancia podría tener el género en los efectos que esta sustancia en las personas?

Según han demostrado diferentes estudios, el consumo de esta planta provoca respuestas distintas en hombres y mujeres debido tanto a factores socioculturales como biológicos. Entre estos últimos figuran las hormonas sexuales: la testosterona, los estrógenos y la progesterona influyen en el sistema endocannabinoide del cerebro, una red de neuronas que intercambian mensajeros químicos endógenos muy similares a los compuestos del cannabis.

Un trabajo publicado recientemente en ‘Frontiers in Behavioral Neuroscience’ recoge algunas de estas investigaciones realizadas en animales y humanos para analizar las pistas sobre estas diferencias que se tienen hasta el momento.

El papel social de las hormonas

Más allá de la genética y las fluctuaciones hormonales, las variaciones en la concentración de estos mensajeros químicos pueden afectar al comportamiento de personas de distinto género en relación con las drogas. “Los esteroides sexuales masculinos [tanto los naturales como la testosterona como los sintéticos] fomentan la tendencia a tomar riesgos y suprime el sistema de recompensa del cerebro, lo que podría explicar por qué los hombres son más proclives a consumir drogas”, ha explicado Liana Fattore, coautora de la revisión e investigadora del Instituto de Neurociencia de Cagliari, del Consejo Nacional de Investigaciones italiano.

Sin embargo, a pesar de consumir de media menos cannabis que el sexo masculino, las mujeres suelen iniciarse antes en su uso. Según revelan los estudios analizados por Fattore y sus colegas, hombres y mujeres no solo se diferencian en los patrones de consumo y las razones por las que lo hacen, sino también en el desarrollo de adicciones. Según la experta, “las mujeres parecen ser más vulnerables a nivel neuroquímico”.

Los llamados fitocannabinoides solo se encuentran en la especie ‘Cannabis sativa’ | James St. John I Flickr

Trabajos en ratas han demostrado que la hormona femenina estradiol influye en el control de movimiento, el comportamiento social y al filtro de estímulos sensoriales modulando el sistema endocannabinoide. Por eso los roedores hembras producen concentraciones diferentes de este compuesto, poseen receptores más sensibles en áreas del cerebro relacionadas con dichas funciones y presentan cambios asociados al ciclo menstrual.

Como resultado, “las interacciones entre el sistema endocannabinoide y los niveles de dopamina en el cerebro [el neurotransmisor del placer y la recompensa] dependen del género”, ha indicado Fattore

No es fácil sacar conclusiones

Aunque arrojan valiosas pistas, las condiciones de los estudios y las diferencias entre los factores que tienen en cuenta dificultan la tarea de interpretar los resultados y emitir juicios generales sobre el papel de las hormonas en la respuesta a los cannabinoides. No todos tienen en cuenta las mismas sustancias, emplean los mismos animales o razas ni los exponen a las drogas o al tratamiento hormonal durante el mismo periodo de tiempo.

Sin embargo, los datos obtenidos en humanos hasta el momento refrendan la idea de que el estradiol regula la respuesta femenina a los canabinnoides. Como en otras especies, hombres y mujeres presentan diferencias genéticas y hormonales que afectan al comportamiento, procesan la información de distinta manera y presentan una tendencia variable a desarrollar adicción a las drogas.

Se ha comprobado, por ejemplo, que los niveles en la sangre de encimas que rompen los cannabinoides varían a lo largo del ciclo menstrual humano y que la cantidad de receptores cannabinoides en el cerebro aumenta con la edad en mujeres, siguiendo cambios en la producción de estradiol.

Saber más sobre la relación entre los diferentes componentes del cóctel químico del organismo y los principales compuestos del cannabis permitirá evaluar en mayor profundidad el impacto del consumo de esta sustancia y desarrollar programas más efectivos para prevenir y tratar las adicciones.

Más noticias

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.