“Creo que en este ‘paper’ falta citar a un autor: Dios ‘et al’.” Este es el apunte que el biólogo molecular Alexis Verger ha hecho en Twitter sobre un reciente estudio científico. La frase está cargada de sarcasmo, pero no le falta fundamento. El trabajo al que alude sugiere que las propiedades biomecánicas de los tendones que conectan los músculos y articulaciones de las manos han sido diseñadas por “el Creador”.

Verger no ha sido el único en criticar el lenguaje utilizado por sus autores y, lo que puede resultar más chocante, que el texto fuera aceptado por la revista académica ‘PLOS ONE’, que ha recogido la investigación.

El artículo trata sobre las características biomecánicas de las manos, que nos permiten coger objetos para realizar actividades cotidianas. Aunque en el título no se hace mención al creacionismo, la referencia aparece ya en el resumen (y dos veces más en el texto).

El ‘paper’ lleva publicado desde principios de enero, pero nadie parecía haberse percatado del asunto hasta que James McInerney, un científico de la Universidad de Manchester, lo mencionó en Twitter y llamó a PLOS ONE “revista de chiste”.

A partir de entonces, la polémica estalló en la red social del pájaro azul e investigadores de todo el mundo se sumaron a las acusaciones. Crearon además las etiquetas #Creatorgate y #HandOfGod (‘la mano de dios’) para seguir la conversación.

Mientras tanto, la sección de comentarios de la revista también se llenaba de duras críticas y peticiones para que se eliminara el estudio. Los científicos no se explican cómo ciertas frases pueden haber aparecido en una publicación científica rigurosa.

Según los autores, su estudio “puede mejorar el conocimiento de las manos humanas y confirmar que la arquitectura mecánica está diseñada por el Creador”, y que “la coordinación manual debería indicar el misterio de la invención del Creador”.

Previamente a su publicación, el texto tuvo que pasar por el escrutinio de los revisores que, al menos en principio, no parecieron reparar en semejantes expresiones o las pasaron por alto. Sin embargo, tan solo 24 horas después de la mención de McInerney y tras semejante aluvión de recriminaciones, los responsables de la revista anunciaron que se deban por aludidos y que se retractarían.

Comunicado de ‘PLOS ONE’ donde el equipo editorial pide disculpas

Después de realizar una evaluación en profundidad y consultar con otros expertos, los responsables de la revista han admitido que la base científica, la presentación y el lenguaje “no fueron considerados adecuadamente durante la revisión por pares”, y han pedido disculpas por ello.

Ante las preguntas de la revista [[LINK:EXTERNO|||http://www.nature.com/news/paper-that-says-human-hand-was-designed-by-creator-sparks-concern-1.19499">‘Nature’, Cai-Hua Xiong, coautor del estudio, ha asegurado que estaba discutiendo los sucesos con el resto de investigadores y que, como el inglés no es su lengua materna –todos son chinos−, no conocían las connotaciones de rompen una lanza a su favor y aseguran que ‘PLOS ONE’ no es la única que ha publicado artículos de dudosa calidad. Mal de muchos...