La Marina de los Estados Unidos ha confirmado recientemente que son reales los vídeos asociados a Objetos Voladores No Identificados (OVNIs), captados en diferentes fechas por los pilotos de la Marina.

A partir de 2017, el New York Times comenzó a compartir unos vídeos obtenidos por el grupo de investigación To The Stars Academy of Arts & Science (TTSA) sobre unos extraños objetos sobrevolando el cielo, descalificados hasta entonces. El primer vídeo fue tomado en noviembre de 2004 durante el llamado "Incidente Tic-Tac" sobre la costa de San Diego, California, y se conoce como FLIR1. Más adelante, en 2015, se captaron dos objetos más, "Gimbal" y "GoFast" ambos detectados el mismo día y algunos investigadores sospechan que sean dos aspectos del mismo evento.

El portavoz oficial del Jefe Adjunto de Operaciones Navales realizó declaraciones exclusivas a la web The Black Vault, dedicada a desclasificar documentos gubernamentales. Ha admitido oficialmente que los vídeos son "Fenómenos Aéreos No Identificados" (UAP), término que han adoptado puesto que, según Gradisher, "proporciona el descriptor básico para los avistamientos/observaciones de aeronaves/objetos no autorizados/no identificados que se han observado entrando/operando en el espacio aéreo de varios campos de entrenamiento controlados por militares".

 

Los fenómenos aéreos

Como informa la TTSA, en los pocos segundos que dura el vídeo de "Gimbal" se observan características significativas, determinantes para entender mejor la física y la tecnología que están empleando, entre ellas: no hay superficies de vuelo distinguibles, carece de un sistema de propulsión obvio, muestra capacidades de vuelo que hasta ahora no se habían visto y un posible campo de energía o resonancia de naturaleza desconocida.

En esta entrevista, el Comandante de la Marina de los EE.UU., David Fravor, piloto de captó a "Gimbal", cuenta cómo ocurrió el suceso: la tripulación notó un objeto blanco en forma de "Tic-Tac" flotando sobre una alteración en el océano, sobre la costa. Descendieron para acercarse al objeto, y entonces este empezó a reflejar su trayectoria de vuelo y se aceleró a un ritmo "que superaba con creces cualquier tecnología aeronáutica que hubieran visto y desaparecido".

Según la TTSA, FLIR1 supone una muestra muy evidente de un vehículo volador "con características nunca vistas". Con la tecnología actual no se puede replicar sus características de vuelo, como por ejemplo, la velocidad supersónica (cinco veces superior a la velocidad del sonido). Por lo tanto, establecen la necesidad de profundizar en la investigación puesto que sus avances tecnológicos van más allá de la próxima generación.

 

Tras la afirmación

La Marina no ha hecho públicas las conclusiones ni las hipótesis, así como ningún detalle sobre los informes individuales de los vídeos. Según figura en la web de la TTSA, "la fecha, el lugar y otra información han sido eliminados por la autoridad de origen como parte del proceso de aprobación de la liberación". De momento, las investigaciones que se están llevando a cabo acerca de los UAP cuentan con una gran ayuda tras la confirmación de estos vídeos.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Cinco argumentos para desmontar las teorías de un terraplanista

Este es el plan de la NASA para salvar la Tierra de los asteroides