TecnoXplora » CienciaXplora » Divulgación

EL PELIGRO DEL MÓVIL EN EL AULA

La mera presencia de un portátil o un móvil en clase repercute en las notas

Cuando los smartphones, tabletas y ordenadores estaban permitidos en el aula, las calificaciones en los exámenes finales caían de media un 5%. Incluso los alumnos que no habían usado sus dispositivos se veían afectados.

móvil en los colegios

Archivo Getty Images móvil en los colegios

Publicidad

Ciencia en TecnoXplora | @TecnoXplora | Madrid
| 31.07.2018 10:22

Que estar contestando mensajes en WhatsApp o Instagram durante una clase es algo que puede tener consecuencias en las notas puede parecer hasta evidente, pero que la sola presencia de smartphones en el aula, cuando se permite su uso para actividades no relacionadas con los estudios, puede tener un efecto negativo en las calificaciones de todo el grupo es algo todavía más grave. Investigadores de la Universidad Rutgers de Nueva Jersey (Estados Unidos) han llegado precisamente a esa conclusión en un reciente estudio.

Durante la mitad de un trimestre, a más de un centenar de estudiantes se les permitió utilizar dispositivos electrónicos como teléfonos móviles, ordenadores portátiles y tabletas; durante la otra mitad, lo tuvieron prohibido.

A corto plazo, las diferencias no fueron significativas: en los tests que se iban realizando no se detectó una peor comprensión de los conceptos explicados en clase. Sin embargo, cuando llegaron los exámenes finales, la cosa cambió.

En el periodo en que pudieron utilizar sus dispositivos, las notas de los alumnos empeoraron un 5 % de media, y el descenso se percibió incluso en aquellos que no habían usado el aparato durante las clases.

Por esta razón, los investigadores consideran que es posible que la mera presencia de los dispositivos en el aula ya suponga una distracción suficiente para que las calificaciones se vean afectadas.

Si la mayoría de estudiantes emplean sus terminales (como, según los autores, sucedió cuando estuvieron permitidos), al reducido grupo de alumnos que deciden no hacerlo, al estar rodeados de compañeros que han caído en la tentación, también les resulta muy difícil prestar toda su atención a la clase.

Se trata de un pequeño estudio del que no se pueden derivar certezas, a falta de más investigación, pero los autores consideran que “estos hallazgos deberían alertar a los muchos estudiantes dedicados y a los profesores de que dividir la atención tiene un efecto insidioso que está mermando su rendimiento en los exámenes y su calificación final”.

Publicidad