TecnoXplora » CienciaXplora » Divulgación

TÉCNICA PARA DISIMULAR MEJOR

¡No llores! Aguantar las lágrimas es difícil, pero no imposible

Como ruborizarse, llorar es una respuesta fisiológica relacionada con las emociones sobre la que no tenemos control. Puedes dejar de pestañear para fingir el llanto pero, ¿eres capaz de pararlo?

Una persona llora

MarLeah Cole en Flickr CC Una persona llora

Publicidad

Llorar en un momento inoportuno puede resultar embarazoso. Sin embargo, por mucho que quieras parar las lágrimas no vas a poder: constituyen una respuesta fisiológica del cuerpo sobre las que no tenemos control consciente, independientemente de que tengan una causa emocional o de protección. No es posible evitar el rubor en las mejillas, ni que los ojos se inunden.

Y hasta aquí la teoría, porque algunos métodos para detener el llanto funcionan o, al menos, aminoran el efecto. Los pellizcos constituyen uno de ellos. Una sensación física lo suficientemente fuerte puede distraer a tu organismo del impulso emocional y obligarlo a centrarse en otra fuente de estímulo.

Si prefieres no sufrir dolor, también existe la opción de moverte o tensar los músculos. Los psicólogos aseguran que lloramos principalmente cuando nos sentimos indefensos, y se ha demostrado científicamente que este último gesto aumenta la seguridad y el autocontrol.

Ad Vingerhoets, un investigador que estudia el porqué de las lágrimas como respuesta emocional (no hay ningún otro animal que las experimente), ha demostrado en sus trabajos que a los berrinches no suelen durarnos más de media hora. Asegura en su libro ‘Por qué solo los humanos lloran’ que en la infancia, el llanto sirve para alertar a las madres, pero que a medida que crecemos cobra significados muy diferentes.

Publicidad