TecnoXplora » CienciaXplora » Divulgación

DIVIÉRTETE CON ESTOS 'CORTOCIRCUITOS NEURONALES'

Ilusiones ópticas: cuando la vista es más lista que el cerebro

Cuando el cerebro traiciona, confunde o malinterpreta esos datos, la realidad que nos rodea se transforma en un mundo mágico e inexistente. Disfrutar de ese ‘cortocircuito neuronal’ es un juego gratificante que te convierte en protagonista de una realidad paralela e inventada.

Ilusión óptica en 3D

Antena3Noticias.com Ilusión óptica en 3D

Publicidad

Pepo Jiménez | @kurioso | Madrid
| 28.11.2013 11:09

Los sentidos son las herramientas que recopilan los datos necesarios para percibir nuestro contexto. Un error muy común es considerar que son los sentidos los que fallan en esas ‘ilusiones ópticas’ cuando es tu cerebro el que te traiciona al descifrar erróneamente la realidad. Está aberración es, a la vez, una bendición que nos permite disfrutar de cosas como el cine, los hologramas, los trampantojos o cualquier ilustración salida del genio de Escher.

Recuerdo el primer efecto óptico que aprendí siendo niño. Se llamaba la ‘salchicha flotante’. Se ponen ambos índices apuntando el uno hacia el otro a unos 15 o 20 cm delante los ojos. Se enfoca la vista en un punto alejado y detrás de los dedos. Inmediatamente la salchicha voladora se presenta delante de tus narices provocando asombro y bizquera. La cara de tonto también es mágica.

Pero esta ‘traición cerebral’ puede no ser solo un divertido juego. Cuando se subestima la capacidad que tiene el cerebro de equivocarse el peligro puede aparecer. Imagina que vas conduciendo por una solitaria carretera del norte de Europa que atraviesa lagos y desniveles con docenas de puentes. Hasta que la carretera parece interrumpirse bruscamente en uno de ellos. ¿Es el fin del mundo? ¿Habrán terminado las obras de carretera? ¿Qué pasa si freno bruscamente por el espejismo?... Tranquilo, tan solo es una ilusión óptica debido a la perspectiva.

width=

Es muy importante distinguir las Ilusiones ópticas cognitivas debidas a la distorsión de nuestro conocimiento del medio -como la del puente-, de las ilusiones psicológicas debidas a la sobreestimulación de nuestro cerebro o de los sentidos.

Dentro de estas últimas las más sorprendentes son las que fuerzan nuestro sistema visual y la capacidad que tiene este de recuperarse. Llevar al límite esta ‘pereza sensorial’ puede producir efectos alucinógenos tremendos. Este vídeo es un ejemplo del ‘LSD visual’ más alucinante que he visto nunca. Por favor, si tienes problemas epilépticos no hagas este ejercico bajo ningún concepto. Si te mareas o tienes facilidad para perder el equilibrio mejor hacerlo bien sentado. Pon el vídeo a pantalla completa y en HD, mira al centro de la imagen y cuando acabe levanta la vista a cualquier sitio y… ¡Ojo que engancha!

Después de este orgasmo sensorial lo mejor es relajar un poco los sentidos. Dentro de las ilusiones ‘divertidas’ o pasatiempos sensoriales las llamadas ‘ilusiones por ambiguedad’ son las más compartidas en la red. En este tipo de ilusiones el cerebro es capaz de percibir más de una imagen - muchas veces contrapuestas- en una misma ilustración creada con intención desde la ambiguedad. Es un tipo de ilusión que no es totalmente objetiva y no todo el mundo tarda lo mismo en descifrarla. Depende del entrenamiento y la capacidad personal para exprimir tus sentidos.

width=

Recuerdo, a principios de los '90, cuando se pusieron de moda los famosos estereogramas 3D. Una variación extrema de las ‘ilusiones por ambiguedad’ que atormentaba a muchos por su incapacidad de descifrarlas. Para hacerlo había que entrenar la vsión estereoscópica. Centrar la vista detrás del plano de imagen (normalmente un sencillo dibujo 2D texturizado) para obtener una imagen virtual en tercera dimensión.

Debido a la dificultad para su interpretación los estereogramas se usaron incluso para hacer publicidad con campañas ocultas o para distribuir mensajes cifrados y filtrar a gente con un sentido visual demasiado ‘vago’.

width=

Algunas de las más increíbles ilusiones ópticas son descubiertas por pura casualidad. Sean Murphy, un estudiante universitario estaba recolectando caras para un experimento de identificación facial cuando descubrió que, al alinearlas a la altura de los ojos, alguno de los rostros parecían grotescos y deformes. Por alguna razón nuestro sistema visual exagera las diferencias entre unas y otras caras enfrentadas, por muy bellas que sean. Puedes hacer la prueba con este vídeo. Un conjunto de los rostros más famosos y ‘agradables’ según la opinión generalizada que se transforman en verdaderos monstruos tras el cortocircuito cerebral. No levantes la vista del punto medio. ¿los reconoces?

Otras ilusiones han sido utilizadas como recurso artístico por grandes genios del arte, como Dalí. Su cuadro 'Gala contemplando el mar Mediterráneo' utiliza un recurso que te resultará familiar: el pixelado. A pesar que Dalí no utilizó un ordenador en su vida, recurrió a uno de sus defectos para crear una obra de arte. Si te colocas a 20 metros del cuadro o, en su defecto, entornas la vista lo suficiente puedes rescatar un segundo retrato escondido en la famosa obra.

width=

Terminamos con una de las ilusiones más asombrosas, pedagógicas y reconocidas: 'The Checker-Shadow illusion' del profesor de Ciencia de la visión en el Instituto de Tecnología de Massachusetts, Edward Adelson. Bautizada como la ilusión óptica más famosa de la historia provoca el asombro y perplejidad del que se deja engañar -inevitablemente- por ella. Un tablero de ajedrez y un cilindro que arroja sombra sobre él para confundir a nuestro cerebro sobre el tono de gris idéntico de las casillas A y B. ¿No crees lo que ves? Mira esta animación y sorpréndete.. Si aún no crees lo que te cuentan los dibujos puedes ver el vídeo de una instalación real del tablero de Adelson.

width=

Publicidad