TecnoXplora » CienciaXplora » Divulgación

LOS CIENTÍFICOS INTENTAN EXPLICAR POR QUÉ SUCEDE

El hombre que vive en un constante déjà vu

Quién no ha experimentado alguna vez un ‘déjà vu’. Tenemos la sensación de que ya hemos estado en un sitio o mantenido una misma conversación. Los científicos intentan explicar por qué se produce, pero aún hay muchas dudas. Mientras, algunas personas no quieren encender la televisión porque creen haber visto todos los programas. ¿Se puede vivir en un dèja vu constante?

Algunas enfermedades provocan repetidos ‘déjà vu’

Joyce Kaes Flickr CC Algunas enfermedades provocan repetidos ‘déjà vu’

Publicidad

Quién no se ha sorprendido pensando en algún momento aquello de “esto ya lo he vivido”. Una sensación de familiaridad que no sabemos explicar y que nos hace pensar que nos estamos volviendo algo majaras. Lo que se llama un ‘déjà vu’.

Aunque le puede pasar a cualquiera, y en cualquier circunstancia, personas con demencia o epilepsia pueden vivir estas experiencias más a menudo por culpa de su enfermedad. En el caso de la segunda patología, la situación se suele producir antes de un ataque, constituyendo lo que se conoce como ‘halo’ (una especie de síntoma previo que sirve como aviso).

Recientemente, se ha dado el primer caso de ‘déjà vu’ provocado por un cuadro de ansiedad y bautizado por los científicos como ‘déjà vu psicogénico’, por su origen psicológico. El afectado es un varón que comenzó a vivir los primeros episodios cuando terminó sus estudios en la universidad, después de un periodo de tensión durante el cual sufrió también un trastorno obsesivo-compulsivo.

A medida que pasaba el tiempo, las vivencias familiares se repetían cada vez más y se hacían más prolongadas. Se volvieron casi continuas. Ahora, el individuo no quiere ver la televisión ni escuchar la radio y tampoco lee los periódicos: le da la impresión de que ya conoce todo el contenido.

Childhood pictures
La incidencia de los ‘déjà vu’ disminuye con la edad | Foto: martinak15 Flickr CC

Cuando comenzó a investigarse el fenómeno, se creía que el efecto era provocado por dos señales sensoriales (una de cada ojo o hemisferio) con el mismo origen que, por alguna razón, se interpretaban desacompasadas en el cerebro. Ahora se sabe que esto no es posible: la información que aporta cada ojo se fusiona mucho antes de que la imagen se procese.

Actualmente, la teoría más aceptada afirma que la sensación de que ya hemos vivido una situación se debe a que en parte ha sido así. Es algo parecido a lo que ocurre cuando se nos queda algo en la punta de la lengua o cuando una cara nos suena de algo y no sabemos de qué. Como en estos dos casos, el ‘déjà vu’ no sería más que un efecto de la memoria, que relaciona los sucesos presentes con otros similares del pasado. Lo hace tan bien que creemos que las vivencias se repiten.

Algunos estudios, como los de la investigadora en psicología Anne Clearly, de la Universidad de Colorado, confirman el efecto. Clearly ha realizado varios experimentos: en uno, conseguía que los participantes creyeran que ya habían estado en el lugar mostrado en una fotografía enseñándole primero el nombre del sitio; en otro, los sujetos creían que ciertas palabras les eran familiares porque sonaban parecido a las de una lista que acababan de leer.

El trabajo de un par de expertos de la Universidad de Cardiff también se centra en esta área. Han estudiado las imágenes cerebrales en animales para comprobar que los distintos procesos de la memoria tienen lugar en distintas partes del lóbulo temporal. Mientras que el hipocampo tubular es el responsable de los recuerdos, el parahipocampo controla la familiaridad.

Brain Model 4
Aún no se conoce el proceso exacto que desencadena un 'déjà vu' Foto: GreenFlames09 Flickr CC

Christopher Moulin apuesta porque debe existir un ‘cortocircuito’. El investigador de la Universidad de Leeds (Reino Unido) cree que el hecho de que un ataque epiléptico pueda provocar el efecto significa que debe producirse algún fallo en la actividad cerebral. El error provocaría la falsa sensación de reconocer una vivencia presente como pasada.

Christine Wells, la científica que ha estudiado el caso del ‘déjà psicogénico’, es de la misma opinión: las neuronas se hacen un lío al recordar, de manera que interpretamos un momento presente como algo que ya habíamos vivido.

Sin embargo, al comparar las imágenes de resonancia magnética y escáneres cerebrales del paciente con problemas psicológicos con las de personas con epilepsia, no encontró muchas semejanzas. Se parecían más a las de individuos sin ninguna de estas afecciones. Wells afirma que la ansiedad es la responsable de los errores en el circuito cerebral y los ‘déjà vu’ terminan por provocarle más tensión. Es la pescadilla que se muerde la cola.

Mientras los científicos siguen buscando el origen de la extraña sensación, el pobre paciente vive en una constante remembranza de la que no consigue librarse. No es lo mismo que te suene una situación concreta que vivir siguiendo un camino que parece que ya has recorrido.

Publicidad