TecnoXplora » CienciaXplora » Divulgación

TODA LA LUZ SE INTEGRA EN UN PÍXEL

Científicos españoles desarrollan un sistema para ver a través de la piel

Un trabajo científico de la Universidad Jaume I ha logrado desarrollar una cámara capaz de captar imágenes a través de los tejidos. Aunque se encuentra en fase experimental, este logro puede ser de gran utilidad en medicina ya que permitiría a los médicos 'mirar' a través de la piel de forma instantánea, no invasiva y sin usar radiación

Sistema empleado en el experimento, con la imagen del gato de Cheshire

Universitat Jaume I Sistema empleado en el experimento, con la imagen del gato de Cheshire

Publicidad

Javier Salas | @javisalas | Madrid
| 11.07.2014 07:50

Tenemos objetos transparentes, que dejan ver a través de ellos; opacos, que no lo permiten; y translúcidos, que dejan pasar la luz pero no se puede ver a través de ellos. Al menos hasta ahora. Porque estos últimos son objeto de importante atención por parte de la ciencia, ya que se dan en situaciones de interés como la niebla o los tejidos humanos. En efecto, las células dejan pasar la luz pero todo el mundo sabe que “la carne de burro no se transparenta”.

Aprovechando esa cualidad de los tejidos, un equipo de la Universidad Jaume I ha logrado desarrollar una técnica para poder ver lo que hay al otro lado. Se trata de un sistema muy sofisticado que logra aprovechar hasta el último fotón que forma la luz para captar imágenes a través de objetos translúcidos, como la piel.

¿Cómo lo han logrado? Evitando que la luz, al dispersarse tras cruzar el objeto, emborrone la imagen, que es lo que sucede normalmente. Por eso, a través de objetos translúcidos solo vemos formas borrosas: no podemos ver claramente la luz que reflejan porque los fotones se dispersan creando una imagen turbia.

“Lo hemos logrado al integrar toda la luz en un solo píxel”, cuenta Jesús Lancis, investigador al frente de este logro. Los investigadores envían hacia el objeto patrones de luz que recogen gracias a una cámara de un único píxel que detecta y aísla esos pocos fotones que hacen su camino correctamente (b, en la imagen), evitando al resto que emborronan la imagen (a).

“Cuando tienes muy poquita luz, si haces una foto con una cámara de 12 millones de píxeles, a cada píxel de la cámara le llega la intensidad de luz que tienes dividido por 12 millones. Si te sobra la luz, no pasa nada, sigues teniendo calidad en la imagen. Si apenas tienes luz, al dividir toda esa información lumínica en 12 millones no llega nada”, explica Lancis, catedrático de Física.

Por eso ellos concentran todos los fotones, los poquitos que logran llegar sin dispersarse, en una cámara de un único píxel, una tecnología revolucionaria que se está investigando en los laboratorios más punteros de todo el mundo, aunque parezca contraintuitivo: cuantos menos píxeles, mejor resultado. Después de enviar miles de secuencias de luz con distintos patrones en muy poco tiempo, la cámara es capaz de procesar la información recibida y mostrar el objeto escondido: un gato de Cheshire como en el experimento o una lesión dentro del cuerpo en el futuro, cuando pueda usarse en centros de salud.

“Estamos dando los primeros pasos, todavía hay que avanzar hacia el desarrollo de una aplicación que se pueda usar en el mundo real”, asegura Lancis sobre cuánto queda para que esta tecnología pueda usarse en los hospitales para sustituir a los rayos x y a las ecografías. Los rayos x son una tecnología que ofrecen buenas imágenes pero que usan radiación ionizante sobre el paciente. Las ecografías, aunque llegan muy adentro con sus ultrasonidos, ofrecen muy poca resolución: la técnica de Lancis permitiría ver cosas cien veces más pequeñas o con más detalle.

Publicidad