Durante el pasado fin de semana, la Agrupación Astronómica de Ibiza (AAE) y multitud de usuarios de redes sociales captaron la imagen de un bólido entrando en contacto con la atmósfera. El hecho se produjo en torno a las 0:50 horas y los testigos afirman que el meteoro iluminó el cielo como si de un relámpago se tratara, además de ser acompañado de un fuerte estruendo.

Un bólido o bola de fuego es una estrella fugaz muy luminosa, cuyo haz de luz iguala o supera al planeta Venus. Un bólido se produce cuando una roca de origen interplanetario entra en la atmósfera de la Tierra a velocidades comprendidas entre los 11 y los 73 kilómetros por segundo. Estos meteoros suelen ser rocas desprendidas de asteroides, aunque también pueden provenir de la Luna o Marte.

 

La Red de Investigación sobre Bólidos y Meteoritos (SPMN) se encarga de su estudio, dado que la llegada de estos bólidos a nuestra atmósfera puede informar sobre la llegada de meteoritos a la Tierra o aportar muestras de otros cuerpos existentes en el Sistema Solar. Además, estas bolas de fuego también muestran su procedencia, que puede estar asociada a algún enjambre o grupo meteórico o si es esporádico.

El tamaño de estas rocas o bólidos va desde centímetros hasta los pocos metros de diámetro. Estos meteoros vienen del Cinturón principal de asteroides y suelen penetrar en la atmósfera de la Tierra debido a perturbaciones gravitatorias con los planetas .

Al entrar en la atmósfera terrestre, el superbólido SPMN230520, como lo denomina la red de investigación SPMN, la presión hidrodinámica superó la consistencia de la roca, haciendo que el polvo del meteoro se evaporara y generara mucha luz.

En cuanto al sonido, este superbólido provocó un estruendo parecido al de un trueno. Los detectores de seísmos registraron movimientos debidos al acople de la onda expansiva de la bola de fuego al fragmentarse.

¿Cuál es la diferencia entre un bólido y un meteorito?

Un meteorito es una roca que atraviesa la atmósfera a gran velocidad y que tiene un tamaño suficiente como para alcanzar la superficie de la Tierra. Por otro lado, un bólido es una masa que procede de la separación o fragmentación de un asteroide o un cometa, que al penetrar la atmósfera estalla en fragmentos creando un fuerte estruendo y no llega a su superficie.