La aplicación de mapas nos ofrece la herramienta más completa que existe a la hora de planear nuestros itinerarios en cualquier punto del planeta, por distante que este sea, y lo hace con suma precisión. Además la inteligencia artificial de Google, que se fija en nuestros hábitos a la hora de movernos todos los días, es capaz de predecir a una hora concreta a dónde vamos a ir, por ejemplo al trabajo, y darnos las indicaciones de navegación con una estimación de lo que vamos a tardar sin necesidad de pedirle a la aplicación que nos describa la ruta. Esta ruta suele ser la más rápida siempre, aunque no sea la más corta, ya que Google Maps es capaz de calcular en tiempo real lo que vamos a tardar en llegar al destino en base al tráfico en tiempo real. Pero si estás aquí no serás el primero que haya experimentado alguna vez un comportamiento extraño de la aplicación, que de un tiempo a esta parte no te lleva por las rutas más rápidas.

Así puedes volver a las rutas más rápidas

Normalmente Google Maps crea las indicaciones hacia un determinado destino en base a diferentes parámetros, estos son el tráfico y el tipo de vías por las que vamos a realizar el nuestros desplazamientos. En base a eso la aplicación es capaz de dar con el mejor itinerario siempre. Pero cuando esos itinerarios dejan de ser los más rápidos suele ser por una misma razón. Porque se ha activado una función de Google Maps, seguramente de forma accidental, que ahora nos lleva por el camino menos rápido. ¿Y cuál puede ser ese ajuste clave en la aplicación de Google Maps? Pues es muy sencillo.

La diferencia entre tener la opción activa y desactivada | Tecnoxplora

En los ajustes de Google Maps, a los que podemos acceder desde el lateral de la pantalla, deslizando de izquierda a derecha, podemos acceder a una sección con los “ajustes de navegación” que nos permiten elegir cuáles son las alternativas que va a utilizar la aplicación para brindarnos las indicaciones más rápidas a nuestro destino. Dentro de estas podemos encontrar tres opciones, y la que nos interesa sobre todo es la primera, denominada “evitar autopistas” que debemos comprobar que no está activada. De lo contrario, si te la encuentras activada, ahí tendrás la explicación a por qué tus rutas ahora eran siempre más lentas, que por ejemplo, las de otros usuarios.

Al seleccionar accidentalmente que se eviten las autopistas, Google Maps nos brindará unas indicaciones para llegar al destino en las que solo nos llevará por carreteras secundarias. Estas además de contar con un límite de velocidad inferior al de las autopistas, suelen discurrir con trazados que nos obligarán muchas veces a reducir aún más la velocidad, y también a conducir por carreteras que no siempre llegan al destino de la manera más rápida y corta. Así que si te da la sensación de que Google Maps te están enviando por rutas más lentas de lo normal, comprueba este ajuste, porque probablemente sea lo que está ralentizando esas rutas.