TecnoXplora » Apps

EL SISTEMA DE CONTROL HACE CASI IMPOSIBLE AVANZAR

Por qué 'Swing Copters' no será tan popular como 'Flappy Bird'

Swing Copters, el nuevo juego del creador de Flappy Bird, no es lo que muchos esperaban (algo tan parecido al anterior que pudiera sustituirlo)

Swing Copters

Swing Copters Swing Copters está hecho solo para los más hábiles

Publicidad

Ya está aquí el nuevo juego de Dong Nguyen, que por si no lo sabéis (nadie lo sabía hasta hace bastante poco), es el desarrollador que programó y ¿diseñó? 'Flappy Bird', ese hit de los smartphones que tan pronto brilló como se apagó. Ya conocéis la historia: juego muy popular, juego que angustia al desarrollador, desarrollador que elimina el juego de las tiendas de descargas (y juego copiado hasta la saciedad más tarde).

El susodicho juego se llama 'Swing Copters' y no adolece de las polémicas que rodearon a 'Flappy Bird', que sepamos. Es decir, no ha copiado el sistema de control de otros juegos ni ha robado gráficos del Super Mario (esas tuberías), pero tiene un problema mucho más gordo: que no va a ser ni de casualidad tan popular como su antecesor porque es demasiado difícil, así de sencillo.

Es irónico decir que eso es un problema porque 'Flappy Bird' ya era bastante complicado, no era nada fácil colar ese pajarito de movimientos erráticos entre las dos tuberías de turno. Sin embargo, hacía algo muy bien: permitía que hubiera ciertas esperanzas, que el jugador pensara que podía hacerlo mejor la próxima vez, y esa es la razón por la que fue tan popular y dio tanto dinero a su creador en tan poco tiempo. Era un vicio.

'Swing Copters' ha intentado reformular la -digamos- fórmula de 'Flappy Bird' haciendo cambios y añadiendo otros elementos. Los principales cambios son que el avance es vertical, de abajo hacia arriaba, y no horizontal, como en 'Flappy Bird'.

Esto no debería suponer un gran problema, pero el sistema de control hace casi imposible avanzar: el peculiar bicho con robocóptero que protagoniza 'Swing Copters' se va hacia los lados que es un gusto y por mucho que se pulse en la pantalla es muy difícil conseguir enderezarlo a tiempo para que entre por el hueco que hay en el techo.

A esto hay que sumarle otra complicación: los particulares martillos que se menean como candelabros y que hacen más estrecho el espacio por el que tenemos que entrar. Así pues, no solo es difícil calcular la trayectoria a seguir sino que hay que corregirla rápidamente de acuerdo con estos ‘martillolabros’ y solo tocando en la pantalla...Vamos, es imposible.

El problema de 'Swing Copters' es que acaba con toda esperanza de ser algún día bueno jugándolo, porque tras unos diez minutos es difícil, muy difícil, conseguir pasar más de una zona del juego, algo que en 'Flappy Bird', pese a que también era difícil, se conseguía desde el primer intento ¿Cómo vas a enganchar a la gente si no les permites jugar y les castigas desde el principio?

Está claro que 'Swing Copters' va a darle un buen dinero a su creador, como hizo 'Flappy Bird', porque todo el mundo se lo está bajando para ver qué ha hecho esta vez y si es tan bueno como el original, pero en cuanto el 90% de jugadores no puedan pasar de la primera zona en los primeros minutos de juego van a mandarlo a hacer paseo.

Está feo que jugar a predecir el futuro, pero lo veo muy clarito. Y, además, el pájaro de marras tiene no pocos candidatos a sucederle como juegazo.

Publicidad